También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

¿Utilizas el azúcar de abedul?

A raíz de esta pregunta surge este artículo.


Este azúcar se obtiene de la corteza de los abedules (betula pendula), así como también de las mazorcas de maíz, la paja o residuos de la producción misma de azúcar, que se extrae en un proceso industrializado complejo de varias etapas a partir de xilosa (del azúcar de madera), a altas temperaturas y alta presión, su elaboración hace que su precio a la hora de comprar este azúcar sea relativamente alto.


Es un edulcorante de un sabor tan dulce como el azúcar normal y de la misma consistencia. Desde el punto de vista químico no pertenece a los hidratos de carbono, sino a los alcoholes del azúcar. Lleva el código E967 al ser especificado en el alimento que lo contiene.


Una vez en la boca, este tiene la propiedad de reducir las bacterias dañinas productoras de ácido, cambiando el PH de la boca, previene el mal alieno y estimula el flujo de la saliva. Mineraliza el esmalte dental, razón por la que es utilizado en las pastas dentales naturales. Si, lees bien, un sustituto del azúcar contra la caries dental.


Otra propiedad es que tiene un efecto alcalino en el cuerpo físico al ser ingerido y se dice que contiene un 40% menos de calorías que el azúcar popular.


Como no contiene fructosa, se lo recomienda para diabéticos, ya que estadísticamente no influye en los niveles de glucosa y de insulina en la sangre.


Desde hornear, cocinar mermeladas, endulzar postres o el café, etc. todo funciona con xilitol.


En principio es un alcohol de azúcar natural que se forma en las plantas y en el cuerpo humano dentro del metabolismo del azúcar. El hígado produce de 5 a 15 gramos de xilitol todos los días y acá radica la ventaja científica del xilitol en comparación con otros edulcorantes, como es una sustancia natural nuestro cuerpo la reconoce como un producto intermediario de la glucosa.


Nuestro intestino delgado absorbe pequeñas cantidades de xilitol, si se ingieren en altas dosis (como unos 70 gramos diarios, dependiendo de la persona) llega al intestino grueso produciendo un efecto laxante, debido a sus propiedades de retención de agua, sin embargo, no se categoriza como dañino, ya que las bacterias intestinales descomponen el azúcar de abedul rápidamente. Al ir acostumbrando el cuerpo al xilitol estos efectos parecen disminuir con el tiempo.


Entonces, se apuesta a que consumir xilitol moderadamente (una dosis de 0,5 gramos por kilo corporal diario), es hoy día una buena alternativa al azúcar convencional. Mi opinión al respecto si el xilitol es saludable: soy algo escéptica cuando aparece la última variante de azúcar saludable para sustitución del azúcar de mesa convencional, ya sea con la estevia o el azúcar de la flor de coco, por ejemplo. Siempre son productos costosos, industrialmente complejos al obtenerlos, lo que no es bueno en definitiva para el medio ambiente.


En este caso el xilitol tiene propiedades positivas y lo uso, también me hago mi pasta dental (si deseas la receta contáctame) para experimentar y sacar mis conclusiones.