También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Leonardo Martín Brito

Todos Tus Problemas Son Ilusorios

Puede que en algunos momentos de tu vida te sientas relajado, sereno y disfrutando, sin que en tu entorno haya evidencias ni manifestaciones de conflicto.


Sin embargo, si observas con atención, te darás cuenta de que tus problemas nunca terminan de desaparecer por completo. Parece que todo el tiempo están ahí, aguardando por ti, aunque hagas tus mayores esfuerzos por evadirlos temporalmente.


El reconocido best-seller titulado "Un curso de Milagros" expresa muy claramente lo siguiente: "No tienes problemas; sólo crees que tiene problemas."


Definir algo como “un problema” es solo una etiqueta que se le suele poner a una situación experimentada.


Ante esas situaciones etiquetadas como “problemáticas” tienes dos alternativas; o bien puedes afrontarlas, o puedes dejarlas como están, aceptándolas como una cualidad del momento presente, hasta que las mismas cambien, o hasta cuando decidas o puedas darle algún tipo de respuesta.


Pero lo importante es que los problemas no existen como tales, sino que son creaciones de tu mente, la cual se proyecta hacia un futuro imaginario ante la preocupación de lo que podría llegar a ser. Sin embargo, en la eternidad del momento presente es imposible que los problemas tengan existencia.


Tu vida es este momento; aquí, ahora y así. No me refiero a la actualidad, por ejemplo de tu país o a la pandemia mundial; me refiero al momento en que te encuentras frente a tu dispositivo electrónico leyendo este artículo.


¿Dime cuál es el problema que tienes en este preciso momento?


Quizás te cueste brindar una respuesta a la pregunta anterior, porque es imposible que te encuentres con un problema cuando tu atención se encuentra PlenaMente en el momento presente.


Tal vez haya alguna situación actual que tengas que afrontar, o quizás aceptar. ¿Pero por qué convertirla en un problema en un momento en el que no se encuentra presente?


Así como a los perros les encanta hincarle el diente a los huesos, a la mente le encanta hincarle el diente a los problemas, ya que a través de los mismos obtiene un sentimiento de identidad personal. Fíjate qué curioso es, y que a la vez resulta algo de lo más normal, pero que si lo piensas por un instante, es una locura.


Tener un problema implica darle vueltas mentalmente a una situación que no se encuentra presente en este momento, porque, o bien ya pasó, o bien podría llegar a suceder más adelante, pero sin tener verdadera intención y/o posibilidad de hacer