También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Leonardo Martín Brito

Somos Espejos: Lo Que el Otro Te Muestra de Ti

¿Te has sentido en alguna ocasión herid@ por algún comentario o por la reacción de alguien? Existen muchas probabilidades de que sí.


Cada vez que te sientes herid@ por algo o alguien, en realidad se trata de una percepción distorsionada; de una interpretación que hace tu ego de la situación al tomarse las cosas como personales. Pero la realidad es que no hay algo que sea personal o que esté en tu contra.


Lo que crees que el otro te quiere decir, hacer o mostrar es solo una interpretación que haces de lo que está sucediendo, y lo que hace tu ego es juzgar a la situación o a la persona. Sin embargo, lo que percibes es sencillamente tu mundo interior proyectado en lo exterior.


Y para ilustrar este tema, voy a Compartir contigo un cuento.


Este cuento cuenta que cierto día un leñador perdió su hacha, y por más que la buscó y la buscó no podía encontrarla.


Fue después de ese hecho que el leñador empezó a observar al hijo de su vecino y comenzó a sospechar del muchacho.


Observó la manera en que andaba ese chico; andaba como un ladrón. Y observó la expresión de la cara del joven y vio que era idéntica a la de un ladrón. También observó la forma de hablar, y aquél muchacho lo hacía como la de un ladrón.


Cada uno de esos gestos y los tonos de voz del vecino del leñador evidenciaban que ese chico era culpable, lo cual hacía que el leñador se irritara a sobre manera cada vez que veía al muchacho.


Sin embargo, pasados unos días, y ya dando el hacha por perdida -o más bien robada- el leñador encontró la misma por casualidad en un sendero de la colina que iba al claro del bosque, donde él había estado trabajando días atrás.

Por la noche, cuando el leñador regresó a su casa y vio al hijo de su vecino, los gestos del muchacho, la expresión de su rostro y su voz parecían muy diferentes a los de un ladrón, y más bien se adecuaban a las del joven que desde hacía años vivía a muy poca distancia de su casa.


A través de este cuento puedes darte cuenta de que eso que crees ver en el otro en realidad es algo tuyo.