También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

SECADO Y CONSERVACIÓN DE HIERBAS MEDICINALES

Que alegría siento de poder escribir un nuevo artículo y compartirlo contigo a través de este portal web!!


La semana anterior te brindé información y tips relacionados a la recolección de hierbas medicinales, considerando la parte de la planta que interesa, ya sea raíz, hojas, flores, semilla, corteza o planta entera, en función de conocer dónde se encuentra el principio activo de dicha hierba.


Y hoy vamos a continuar con la instancia posterior a la recolección, que es el proceso de SECADO que debemos realizar para asegurarnos de conservar esos principios activos que la planta posee en forma de compuestos químicos diversos.


Ya te conté la semana anterior que el agua es responsable de que las enzimas de las plantas trabajen para mantener intactos los principios activos mientras la planta está viva. Pero en el momento en que la cortamos, este equilibrio enzimático se rompe y algunos principios activos pueden perderse si no eliminamos el agua de forma rápida.


El modo en que colocamos la parte de planta que queremos secar es muy importante. El factor fundamental a considerar es que debe permitir el paso del aire para un rápido secado.


Para secar flores y hojas colocaremos pequeños ramilletes atados colgando hacia abajo. Es importante que los ramilletes sean pequeños para asegurar un buen pasaje de aire entre las flores y las hojas. También podrían colocarse las hojas y las flores sobre una rejilla o enrejado permitiendo el paso del aire desde abajo


La raíz es la parte más delicada a la hora de secar. Una vez cortadas, conviene cortar los tallos y dejar solo las raíces anchas. La manera más rápida de permitir que se sequen es cortándolas, en rodajitas por ejemplo, y colocarlas extendidas y separadas en una rejilla que permita el paso del aire, dándoles la vuelta con frecuencia.


El proceso de secado puede realizarse de dos maneras: al sol directo o a la sombra protegido.


El secado al sol es el sistema más rápido, y permite un secado más rápido y una mejor conservación de los principios activos en lo que a la eliminación del agua se refiere. Sin embargo, el sol hará que los aceites esenciales se evaporen y perderán parte de sus propiedades.


La otra opción (más recomendada de manera general), es secar las plantas medicinales en un lugar sombrío, aireado, seco y protegido. El proceso de secado es mucho más lento que el anterior, pero sin duda es una opción más segura cuando se trata de preservar los principios activos. Eso sí, es importante que en el lugar no haya humedad y que circule el aire.


Cuando la parte de la planta que queramos usar, presente un aspecto quebradizo, significa que ya está lista para ser almacenada.