También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

PORQUÉ TE CONVIENE CONSULTAR A LA ASTROLOGÍA DESDE EL ENFOQUE INICIÁTICO


¡Saludos Amigo lector! Esta semana traigo para ti un tema que sé que te origina curiosidad. ¿Qué es una consulta astrológica desde el enfoque Iniciático? ¿Qué puedo esperar en una consulta? ¿Es la Astrología Iniciática predictiva? ¿Cuál es la utilidad de una consulta? ¿Con Qué me Encontraré y con Qué No? ¿Te interesa? ¡Acompáñame!


La Astrología es la más antigua de las ciencias ocultas, y podría definirse como el origen de toda ciencia. De la Astrología deriva la astronomía, y no a la inversa como comúnmente se cree; también de allí derivó la matemática, la medicina, la química (que primero se derivó de la alquimia).


Ahora bien, siempre que oímos hablar de Astrología, los humanos lo relacionamos con horóscopos, con leer el futuro, con predicciones, o con videncia. Quizá al yo colectivo de la raza humana le pueda convenir este reduccionismo de la Astrología para que no sea percibido como una amenaza.


Por supuesto, si alguna vez has entrado en el mundo del Astrología, entiendo que esta visión no te seduzca, porque tampoco a mí me seduce ni un poco. Y no me seduce porque todo este enfoque que mencioné pone el poder afuera tuyo, y no donde corresponde, que es en ti. ¿Te gustaría poner este poder en tí?


Ahora bien, existe otra visión, otro enfoque de la Astrología, cuando lo relacionamos con las Enseñanzas Iniciáticas o Herméticas, y que te convierte en el hombre Creador de Su Propia Realidad. Tiene tres fundamentos básicos desde mi visión.


Primero, el Autoconocimiento. “Hombre, conócete a ti mismo, y conocerás al Universo y a los dioses” reza el Oráculo en honor a Delfos, en Grecia.



¿Por qué nos Conviene conocernos a nosotros mismos? Precisamente porque en cada uno de nosotros habitan una serie de programaciones que no son nuestras, y que hacen que la personalidad que exhibimos de forma tan orgullosa, en realidad no somos nosotros, somos desde nuestros yoes lo que un otro ha programado en nosotros, llámese padres, profesores, sociedad, cultura. Y en estas programaciones siempre existe lo prohibido, lo imposible, lo que a tu yo le hace falla, aquello que aunque desees mucho lograrlo, siempre aparece algo que frustra tus planes.