También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

Para que un hígado graso vuelva a su normalidad: comer correctamente

#14 de la serie: “Comer para Sanar.”


Muchas personas se ven afectadas por un hígado graso. Este, desapercibido, conlleva a grandes riesgos, como la hipertensión, las enfermedades cardíacas y vasculares. Es una enfermedad de la civilización moderna y sus causas se encuentran en el estilo de vida de la persona que lo padece.


La obesidad, el abuso de alcohol y medicamentos, como también la gran ingestión de fructosa. Estos últimos factores llevan a que las personas delgadas no sean inmunes de padecer un hígado graso.


Hay tres niveles de esta enfermedad:

Etapa 1: hígado graso sin reacción inflamatoria.

Etapa 2: hígado graso con reacción inflamatoria.

Etapa 3: cirrosis del hígado.


La causa de padecer un hígado graso: alimentación inadecuada y falta de ejercicio.


Otros riesgos de padecer hígado graso es la falta de ingestión proteínas debido a una desnutrición, en el embarazo, o incluso luego de operación que desconectan partes del intestino delgado.


Los síntomas de un hígado graso aparecen muy tarde, lo que hace que la enfermedad puede pasar completamente desapercibida durante años.


El hígado almacena la grasa y se hincha llegando hasta el doble de su tamaño normal y sufre en secreto. La sobre carga de trabajo del hígado se puede percibir en la fatiga que la persona siente y en los trastornos de concentración.


Incluso los valores hepáticos en la sangre no dan una indicación en la primera etapa de la enfermedad. Solo cuando el hígado graso se inflama los valores hepáticos aumentan y a veces aparece el síntoma de ictericia. Como un hígado graso ya no puede realizar sus tareas de metabolismo correctamente, los niveles de azúcar y grasas en la sangre se “descarrilan”.


Un cambio de dieta para el tratamiento del hígado graso es de muy buena ayuda, ya que no existen medicamentos para esta enfermedad. Como regla general, el almacenamiento de grasa en las células del hígado es reversible y por lo tanto puede revertirse.