También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

Palabras para estos tiempos


Con este articulo expreso mis palabras en estos tiempos de caos mundial.


Lo que escribo lo baso en lo que he ido aprendiendo de los estudios de nutricionista, en el interés que tengo sobre la temática de la alimentación saludable y desde mi entendimiento en mi camino de transformación personal.


No soy doctora ni viróloga, lo que pienso sobre el virus COVID-19 y sobre el comportamiento que adopto frente a este y sus consecuencias y la manera de experimentar la situación, no es la verdad, es mi verdad. Es importante que tú lo disciernes y te mantengas informad@. Quizá lo que exponga aquí te ayuda en estos tiempos y me alegra.


Una pandemia de esta amplitud del coronavirus intimida, se siente impotencia e inseguridad frente a la situación mundial distinta y a un agente desconocido, se comienza a pensar de determinada forma que se termina creyendo lo que se deduce. No expongo que sea mejor ignorar lo que acontece y quedarse en la casa aislad@, expongo experimentar lo que se siente cuanto más pasan los días y la situación se vuelve dudosa, cuando cierran las fronteras del país donde vives, se cancelan eventos y te apelan a quedarte en tu casa por semanas. En el pánico la gente reacciona.


¿A cuántas enfermedades estamos nosotros expuestos cada día? ¿A cuántos virus?

Para apoyar al cuerpo físico a que nos defienda de las infecciones y destruya los organismos invasores, es importante un buen estado de salud física, reforzar los cuerpos que nos componen, como nutrir correctamente el cuerpo físico, mantener una buena higiene de pensamientos y sentimientos, tomarse tiempo para relajarnos, no dejar de dirigirnos a nuestras metas.

Si estamos con miedo y envueltos en pánico, nuestro cuerpo genera hormonas y bioquímicos que debilita nuestro sistema de defensa natural, preparándolo para la huida del tigre de dientes de sable y generándonos estrés. El sistema inmunológico no puede combatir los virus en estrés, se debilita y los invasores atacan. El miedo que las personas están sintiendo por la reacción del coronavirus tiene un efecto inmunosupresor en el cuerpo físico, desequilibra tu sistema inmunológico y te deja más vulnerable frente a agentes patógenos.


Yo, por ejemplo, presto atención. Me evaluó donde estoy frente a la situación que se presenta y ¿desde donde respondo? Nutro mi cuerpo físico, aquieto mis pensamientos cuando se alborotan y decido pensar lo que me convenga, tengo en cuenta hacer ejercicio físico, a relacionarme con la naturaleza, confío en mi camino y mi proceso y sé que siempre tengo el poder de decisión, tengo optimismo, me ocupo de mí y de mi familia, de accionar frente a la situación desde mi entendimiento. Al pensar en esto y en escribirme puntos para planificar, es que surgió la idea de escribir estas líneas al respecto en este Blog, para darte otro punto de vista.

También me decido a confiar y a ser responsable de la situación que se presenta y sostenerme conscientemente, tomando las medidas de prevención necesarias y siendo responsable con mis acciones (si tengo que salir de mi casa tomo distancia de personas, me lavo bien las manos al llegar a mi casa o las desinfecto luego de tocar el carrito de compras en el supermercado o tocar el botón de algún ascensor o al contacto con dinero, cambiarme la ropa si vengo de afuera, etc.) No hago conflicto con las personas, aunque sean familiares allegados, comprendo y respeto sus posturas frente a la situación y me ocupo de lo que está en mis manos ocuparme, como incentivar a mi familia a alimentarse correctamente.


En nosotros habita un “virus” mucho más dañino, llamado ego. Que decide por nosotros, creando la realidad en la que nos encontramos. Que nos recuerda frente a esta pandemia que podemos morir, que podríamos sufrir, perder a seres queridos. Pero ¿qué pasa si usas su método a tu favor? Si te trazas un plan para este tiempo, si tienes en cuenta pensar con consciencia, si te focalizas en cumplir lo que te propones.

Como virus el ego vive con nosotros, no conviene luchar en su contra, ni matarlo, porque terminas muriendo tú. El se expresa de la forma como tu actúas y piensas y sientes y reaccionas. Es aconsejable conocerse a uno mismo y saber que el control de tu