También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Susana Lucìa Brandán

NO TE QUEDES ENCERRADO

¡¡Querido lector, te doy la bienvenida a este nuevo encuentro!!


Y para anudar con el articulo donde hablé de la simbología de los pies, hace un mes, hoy quiero compartir con vos, un escrito de un libro, que me acompaña y me ayuda a ver y comprender cuestiones personales, que tiene que ver con la simbología del cuerpo. y que deseo te sea de utilidad.


“La primera infancia se guarece en tus pies.


Si dejas a tu bebé encerrado allí, te traba la marcha, te sumerge en una memoria que es cuna.


Y prisión, te corta del futuro, te empantana en el pedir sin dar y sin hacer.


De la que la energía acumulada en tus plantas, dedos, empeine, suba hasta las canillas, te transforme en un niño: juega, baila, patea al aire como si fuera un gigante al que dominas.


Pero no te quedes ahí, asalta esa fortaleza al parecer inexpugnable que son tus rodillas.


Por delante presentan una coraza al mundo, pero detrás en la intimidad, te ofrecen la sensualidad del adolescente.


Las rodillas conquistan el mundo, te permiten ocupar como un rey tu territorio, son los caballos feroces de tu carro.


Pero si no consigues subiendo, madurando, ahí te quedarás, encerrado en tu castillo.


¡Vamos!, entra en ellas y sube por tus muslos, hazte adulto, en las articulaciones que unen tus húmeros a la pelvis descubre la capacidad de la abertura de tus piernas…


Ante ti, mi héroe, se presenta la sagrada columna, cada vértebra es un escalón que te lleva de la tierra al cielo.


Desde la grandeza y potencia de las lumbares, trepa hasta las sentimentales dorsales y llega a las lúcidas cervicales, para recibir la caja craneana, cofre de los tesoros que culmina en diez mil pétalos abriéndose hacia la energía luminosa que llueve del cosmos.


¡Y ahora que has aprendido a abrirte, no te quedes encerrado…!”