También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Leonardo Martín Brito

¿Miedo al Rechazo y a Fracasar?

Dos de los conflictos más habituales con los que se enfrentan los seres humanos son con el temor al rechazo y el temor al fracaso.


Mucha gente es la que vive preocupada por su temor a ser rechazada, reprimiendo cuestiones de su conducta y su personalidad para evitar el rechazo, no se arriesgan a ir por todo por hacer realidad sus sueños, ni se atreven a conquistar a esa persona maravillosa que tanto desean, porque el miedo al rechazo es más fuerte que sus anhelos y deseos.


Si es que tú te sientes identificado con alguno de estos ejemplos lo primero que tienes que entender es que no puedes ser rechazado.


Sin embargo, puedes saber dónde se encuentra alojado y cuál es el origen de ese miedo. El mismo se encuentra en el inconsciente colectivo, y su origen se remonta hace muchos milenios atrás, más precisamente a los inicios de la humanidad.


En esos momentos en que los seres humanos vivían en tribus o clanes, el ser expulsado o rechazado era equivalente a la muerte.


Tan terrible era el rechazo en aquella época que recuerda que Jehová castigó a Caín por la muerte de su hermano, desterrádandolo del clan familiar.


Así, como verás, se trata de un miedo muy anticuado, porque actualmente no puedes morir como consecuencia del rechazo, porque eso ya no es algo tan terrible como en algún momento lo fue.


Para que ese temor tan arraigado en la psiquis humana logre detenerte primero tienes que estar de acuerdo con lo que piensa la persona que te está rechazando. O sea que tienes que identificarte con sus creencias, emociones y su visión de las circunstancias.


Recuerda que hace unas semanas atrás publiqué un artículo en el cual te brindé algunas claves para hacerte inmune a la crítica y al rechazo, el cual te sugiero que leas si es que aún no lo has hecho.


En el mismo cité 2 frases populares:


1. Cuando una persona te señala con su dedo índice hay tres dedos que señalan en su propia dirección.


2. Cuando Juan dice algo de Pedro, lo que dice Juan, dice más de Juan que de Pedro.


También te expliqué en el mismo artículo que las personas que rechazan son quienes más se rechazan a sí mismas, y que suelen ser personas infelices que manifiestan su insatisfacción a través de la crítica y el rechazo.