También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

MEDICINA ANCESTRAL AMAZÓNICA: UÑA DE GATO

Te doy la bienvenida como cada semana a este espacio dedicado al mágico mundo de las hierbas y sus beneficios para nuestro bienestar.


Hoy nos vamos de viaje al continente americano para descubrir una liana que crece en las selvas de América del Sur, donde durante casi 2.000 años se ha utilizado con fines medicinales. Hoy quiero contarte acerca de las propiedades medicinales de una medicina ancestral como lo es la Uña de Gato, o como se la conoce científicamente Uncaria Tomentosa.


Las uñas de gato son un género de plantas de las que destacan dos especies: Uncaria guianensis y Uncaria tomentosa. La que cuenta con mayores aplicaciones medicinales es la segunda, una liana de hasta 30 metros de largo, con ramas armadas de grandes espinas en forma de garras, de donde deriva su nombre.


En las selvas tropicales húmedas, sobre terrenos mal drenados o en la proximidad de los cursos fluviales, desde Panamá a Bolivia y Brasil, crece este género de plantas muy conocidas y aprovechadas por los pueblos indígenas de la zona, que llevan siglos usando su corteza y sus raíces, aunque también se pueden usar las hojas y ramas jóvenes.


El grupo más importante de principios activos en la composición química de esta planta, es el de sus numerosos alcaloides, que generalmente, están dotados de actividades y propiedades medicinales marcadas, pero también de toxicidad.


Un aspecto característico muy importante de la Uña de gato es una considerable diferenciación del contenido de los alcaloides individuales en diferentes partes de la planta, siendo el más alto en las raíces y la corteza (aunque en vista de un decrecimiento continuo de la población de la planta, la exportación de las raíces está prohibido). Además, el contenido de las sustancias activas depende de la estación del año y localización geográfica, por lo que la uña de gato debe colectarse en un lugar y tiempo apropiado y no puede ser cultivada para propósitos farmacéuticos fuera de áreas particulares de Sudamérica.


El saber de los chamanes no ha pasado desapercibido a la investigación farmacológica, y la uña de gato ha sido sometida a estudios clínicos que han destacado sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, antimutagénicas, citostáticas (detienen el crecimiento tumoral), antivíricas e inmunoestimulantes. Se ha confirmado asimismo la eficacia del extracto de uña de gato para estimular la generación de glóbulos blancos y reforzar la respuesta inmunitaria.


Las evidencias científicas aún son pocas, pero apuntan hacia el uso de Uncaria tomentosa en la prevención y tratamiento del cáncer, ya que revelan una acción benéfica en las diversas fases de la enfermedad. En algunos de los estudios más significativos acerca del efecto citostático y antimutágenico de la uña de gato, se ha demostrado que sus propiedades antitumorales se deben a un mecanismo de inducción selectiva de la apoptosis (muerte selectiva de células tumorales). Otros estudios evidencian un efecto inhibitorio en la proliferación celular anormal debido a una acción directa sobre la replicación del ADN. La acción antitumoral de los alcaloides activos podría explicarse por su demostrada activación de los macrófagos y linfocitos T, conocidas como células “killer”.


Igualmente se ha demostrado que la Uncaria tomentosa posee una fuerte actividad inmunoestimulante, y los extractos totales de la planta son más eficaces que los componentes aislados.