También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Leonardo Martín Brito

Mantén Tu Sistema Inmunológico Fuerte Para Prevenir Cualquier Tipo de Contagio


Para el artículo de esta semana he seleccionado un cuento que me parece muy apropiado Compartir contigo, considerando la situación actual global, en el que una pandemia está afectando a la población mundial.

Y esta historia transcurre en la selva africana, donde una vez un monito muy inquieto encontró a su vecino, un mono anciano, preparando sus cosas para marcharse del lugar.

El monito le preguntó ansiosamente al mono mayor porque estaba preparándose para irse; mientras que el mono anciano respondiole que se preparaba para irse debido al gran incendio que se avecinaba en la selva.

"¿El gran incendio que se avecina a la selva?", preguntó incrédulo el monito, riendo luego con desdén, para decirle al anciano que era un "viejo loco" y que no había ninguna razón para que se marcharse de allí.

El mono sabio le contestó que él tenía muchos años y que ya había pasado por experiencias similares en el pasado, y que las señales que veía en el ambiente inequívocamente iban a dar por resultado un infernal incendio en la jungla.

El monito nuevamente se rió del viejo en forma burlona, para luego decirle que él no creía algo de lo que el anciano le estaba diciendo.

El mono sabio le dijo que mirara a su alrededor y observara la tremenda sequía que estaba castigando a toda la selva, como también que se percatase del intenso calor que hacía en aquel verano.

El monito se dio cuenta de que el viejo tenía mucha razón, pero desde su soberbia le dijo que más allá de que un terrible incendio se desatara, a él no lo afectaría porque treparía a lo más alto de los árboles para que el fuego no lo alcanzase.

Pero el mono adulto le dijo que semejante incendio devastaría a cada uno de los árboles de la jungla, y que no importaba cuán alto fuese el árbol al que el monito se subiese, de igual modo las llamas lo alcanzarían.

Ante las palabras del mono adulto, el monito, en un tono fanfarrón y desafiante le dijo que a él no le importaba si los árboles se quemaban, ya que se metería en el río y el agua impediría que se quemara.