También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

LAS PROFECÍAS


¡Saludos Amigo lector! ¡Tema interesante el de esta semana! ¿Sabes que es una Profecía? ¿Si se cumplen o no? ¿Quiénes son los Profetas? ¡Acompáñame a este tema, tan buscado en esta época del año!


En todas las culturas Iniciáticas del planeta, hemos encontrado profetas. Personas que dicen adelantarse al presente y saber lo que ocurrirá en el futuro. O dicho con mayor propiedad, personas que pueden adelantarse a conocer el tipo e intensidad de energía que dispone un período de tiempo, y con base a eso, y a su propia intuición, pueden tener una imagen mental de los acontecimientos que esta energía podría manifestar en lo real.


Y es que, como dijo el célebre psicoanalista Jacques Lacan, son tres los registros del psiquismo.


Lo real es uno de ellos, pero éstos vienen precedidos por registros más sutiles, como lo son lo imaginario (energético, emocional también) y lo simbólico (la palabra).


Es así entonces el conocer el campo energético de la sociedad humana podría ser utilizado para conocer el Qué ocurrirá, más el registro simbólico, la palabra, juega un papel más sutil todavía.


Es entonces como a través de la Palabra Profética que el profeta se dirige a hacer cumplir una profecía, su Palabra ayudada por la energía, termina o no decantando en lo real.


Uno de los más grandes Profetas del planeta, sin duda, y el más conocido, fue Michael de Nostradamus, sobre el cual seguramente habrás oído hablar.


Pero… ¿Qué factor o factores es o son el o los que determina(n) que esta Palabra Profética decante en lo real? Veamos.


Primero, influye de forma determinante como lo necesario el Crédito que el Profeta tenga. El Crédito se refiere a la capacidad de cumplir su palabra una y otra vez, sin excepciones, es decir, la Impecabilidad en Su Palabra. Si dicho profeta dice una cosa y después hace lo que a su yo se le ocurre, esas palabras se anulan para el Universo y éste no colabora contigo para Crear Realidad. Es decir, la Impecabilidad de la Palabra Dicha no es un asunto de conveniencia o no conveniencia, no es un asunto de quedar bien o mal con el otro. Es un asunto de Altísima Importancia y que sobre quien trae consecuencias no hacerlo, es sobre la misma persona. En otro artículo ya me explayaré en mayor detalle acerca de este vitalísimo punto en la vida.