También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Damián Eloy Cofán

La Vibración del Numero 4: Tiempo de Conectar con las Emociones y concretar en lo Real (Parte I)

En el Artículo anterior habíamos visto la energía del Numero 3 y la vía para desplegar todo su potencial creativo y comunicativo, de manera que se logre alcanzar un desarrollo personal y Crecimiento Sostenido.


Es entonces el momento de que abordemos la Vibración que implica la energía del Numero que continua, o sea el 4.


Si la Vibración del Numero 3 representa la integración de las Energías Masculina y Femenina creando algo nuevo y brindarlo al mundo, el 4 nos muestra el paso siguiente. Luego de Crear y brindarle algo nuevo al mundo, es tiempo de establecer bases sólidas para ello, definir lo que Si y lo que No, ubicarse objetivos e ir a por ellos disciplinadamente, sin prisa, pero también sin pausa. Por eso es que la Vibración del Numero 4 es la de concretar las ideas en la materia.


Entonces veremos reflejado de alguna manera en quienes tienen esa energía en su ser, dado que apuntarán a la estructura y a la solidez, con todo lo que eso implica en cuanto a aspectos armónicos y disarmónicos.


La Vibración del 4 tiene muy claro que tiene que avanzar, de manera firme y concreta, sin volver atrás, por eso nos invita a la cautela, a planificar y a evaluar cada paso, cada instancia. Es el Numero que nos recuerda que para lograr correr primero hay que caminar, y para caminar, antes hay que aprender a pararse y mantenerse en pie. Por eso la energía de este Numero nos invita a ponernos de cara al futuro y definir concretamente a donde queremos llegar, hay que definir con claridad el objetivo. Y ese objetivo tiene que cumplir con los siguientes requisitos: Tiene que ser medible, hay que ubicar específicamente cuando se desea alcanzarlo, y tiene que ser algo alcanzable en lo Real (no puede ser algo abstracto y subjetivo como la felicidad, la paz, o tener mucho dinero). Concretamente, el 4 nos dice que tenemos que ser capaces de “decir” QUE queremos alcanzar y CUANDO lo queremos alcanzar. Porque cuando a un objetivo lo podemos verbalizar es porque lo tenemos claro en la mente.


Cuando sabemos a dónde vamos, podemos proseguir a ubicar Lo que Si y lo que No. Por ejemplo, si se desea alcanzar el objetivo de poner un negocio propio, es un requisito investigar sobre el rubro, conocer a la competencia, desarrollar habilidades que permitan desempeñarse bien en la función que vaya a ocuparse, adquirir disciplina económica, etc. Entonces por otro lado, aquello que no habría que permitirse es el despilfarro, la vagancia o el desinterés por ofrecer productos nuevos o por encontrar vías de hacer crecer el emprendimiento, etc.


Para encarnar armónicamente la Vibración del 4, aquellos que la tiene pueden preguntarse: “Con lo que hago ¿Me estoy acercando o me estoy alejando de mi objetivo?


Eso nos dará claridad en el camino, y es un valor agregado para el siguiente paso que está muy relacionado con la Disciplina, lo que veremos en la próxima entrega.


Ojalá que hayas Disfrutado de la lectura.