También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Leonardo Martín Brito

La Leyenda Maya de La Luciérnaga

Una mañana el señor salió a pasear por la selva, y cuando estuvo cansado de caminar se recostó y se quedó dormido.


Después de un rato fue despertado por una lluvia, la cual hizo que se levantara raudamente y corriera hacia algún sitio en el que pudiera refugiarse. En su apuro no se dio cuenta que su piedra verde se le cayó del bolsillo.


Al regresar a su casa lo esperaba una mujer para pedirle que sanara a su hijo enfermo, entonces fue que el señor buscó su piedra para darse cuenta que ya no la traía consigo.


Muy preocupado, quiso salir a buscarla, pero creyó que le resultaría prácticamente imposible hallarla.


Fue así que mandó llamar al cocay (la luciérnaga) para que lo ayudase a encontrar la piedra sanadora; ya que la luciérnaga conocía muy bien todos los caminos de la selva, y además era un insecto muy empeñoso.


La luciérnaga aceptó ayudar al hombre y con celeridad comenzó a recorrer la selva, se metió hasta en los huecos más pequeños, revisando todos los rincones y las hojas de las plantas. No hablaba con nadie, sólo pensaba en cuál sería el lugar donde se encontraría la piedra verde.


Después de muchas horas, y ya casi habiendo perdido todas las esperanzas de encontrar la piedra verde, decidió continuar recorriendo la selva un poco más. Fue en ese preciso momento en que la luciérnaga sintió que una luz comenzaba a emanar de su cuerpo, permitiéndole iluminar su camino.


Y así fue que muy pronto, el infatigable insecto halló la piedra, y con diligencia se la llevó a su dueño para devolvérsela.


Al llegar, la luciérnaga muy contenta, dijo:

- “Señor, busqué en todos los rincones de la selva y por fin hallé tu piedra”, mientras que al momento de narrar su experiencia, el cuerpo del noble insecto se encendía, dejando ver una hermosa luz.


El señor le respondió:

- "¡Gracias cocay!” “Veo que, como producto de tu esfuerzo has obtenido una recompensa muy valiosa. Esa luz que sale de ti representa la nobleza de tus sentimientos y lo brillante de tu inteligencia. Desde hoy te acompañará siempre para guiar tu vida."

Y desde ese momento es que la luciérnaga tiene luz propia.

Esta hermosa leyenda simbólicamente transmite que cuando realizas tu mejor esfuerzo por lograr lo que te propones, más allá de cualquier obstáculo que pueda interponerse en tu camino, y fundamentalmente me refiero a esos obstáculos internos, que son los más difíciles de atravesar, la recompensa más importante que obtienes son las que provienen de tu mismo interior, producto de tu Transformación Personal.


Al ir trascendiendo tus autolimitaciones por dirigirte a alcanzar eso que te propusiste, desde tu interior brota un maravilloso Brillo que emana de tu parte más Sagrada.


Cuando logras encender en ti Esa Luz, se trata de una recompensa ganada como consecuencia de tu esfuerzo; Luz que te ayudará a iluminar cada uno de los pasos que realices en el Recorrido de Tu Propio Camino.


Si te interesan las temáticas que desarrollo en mis artículos y deseas mantener conmigo Consultas de Psicoterapia Transpersonal Iniciática de forma on-line, desde cualquier lugar del mundo donde tú te encuentres, te invito a que me envíes un mail a la siguiente casilla de correo electrónico: psicotrans@hotmail.com

Leonardo Martín Brito

Lic. en Psicología


Psicología Transpersonal

Psicoterapia Iniciática

Coaching Ontológico

Autoconocimiento y Desarrollo de la Consciencia

Facebook: Leonardo Martín Brito

Sesiones on-line vía Skype

Contacto: psicotrans@hotmail.com

52 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo