También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Leonardo Martín Brito

La Influencia de las Emociones Sobre las Enfermedades y Sobre la Salud

Las emociones son reacciones psicofisiológicas que experimentamos a diario, aunque en muchas ocasiones no seamos conscientes de las mismas.


Son de carácter universal, resultando bastante independientes de la cultura, suelen generar cambios en la experiencia afectiva, activando la fisiología corporal y encontrando su expresión a través de la conducta.


Las emociones surgen ante distintas situaciones relevantes que pueden implicar peligro, amenaza, daño, pérdida, éxito, novedad, etc; las cuales tienen una tarea muy importante que es preparar al cuerpo para poder dar una respuesta adaptativa a “x” situación que se presente.


A lo largo de la evolución de la especie humana, gracias a las emociones, el hombre ha logrado responder rápidamente ante los estímulos que amenazaban su bienestar físico y/o psicológico, en pos de garantizar su supervivencia.


Además de esta función adaptativa primordial, las emociones también cumplen una función social y otra motivacional, facilitando la interacción entre seres humanos, permitiendo la comunicación de los estados afectivos y promoviendo conductas interactivas.


Por otra parte, la emoción es la encargada de energizar la conducta y motivarla, brindando dirección e intensidad. Así, una conducta acompañada de una emoción intensa, es realizada de forma más vigorosa y se ejecutará de forma más eficaz.


El miedo, la ansiedad, la ira, la tristeza, la depresión; emociones que podríamos tildar como “desagradables”, son reacciones emocionales básicas que se caracterizan por generar una alta activación fisiológica.


Las tres primeras mencionadas anteriormente son las emociones más estudiadas en relación con el proceso salud-enfermedad.


En un primer momento, las emociones se consideran adaptativas, y dependerán de la evaluación que la persona haga de un estímulo determinado.


Curiosamente, existen estímulos emocionales objetivamente perturbadores que pueden no dejar secuelas, y por el contrario, otros estímulos emocionales aparentemente inocuos pueden llegar a ocasionar un daño más o menos importante.


La diferencia existente entre las dos posibilidades estriba en la percepción que cada persona tiene de esos estímulos.


Dependiendo de cuales sean las percepcione