También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

LA CALÉNDULA Y SU GRAN PODER RESTAURADOR!

Te doy la bienvenida como cada semana a este espacio dedicado al mágico mundo de las hierbas y sus beneficios para nuestro bienestar.


Hoy elegí para compartir con ustedes los beneficios que nos aporta para la salud y el bienestar una bella flor… la CALÉNDULA!!


Caléndula Officinalis es su nombre científico, pero todos la conocen simplemente como “caléndula”. En algunas regiones es también conocida popularmente por otros nombres como botón de oro, flor de difunto, maravilla o flamenquilla.


Es originaria del sur de Europa, pero su cultivo se ha extendido a muchas partes del mundo no solo porque es muy fácil de plantar y cosechar, sino también por sus propiedades medicinales y estéticas.


Hace más de 3.000 años, los egipcios consideraban a la caléndula una planta milagrosa y, posteriormente, los griegos y romanos la utilizaron para curar muchas de sus enfermedades o dolencias, entre ellas las picaduras de insectos, frotando la flor contra el área inflamada.


La caléndula no solo era popular como planta medicinal. Las flores radiantes, soleadas y vigorosas también eran comunes como una planta ornamental entre los griegos, romanos, indios y árabes. El tinte dorado de la caléndula se ha utilizado durante mucho tiempo para pigmentar telas, en alimentos y cosméticos. En Europa, donde la planta se introdujo a finales de la Edad Media, se estableció rápidamente como una adición a los alimentos, además de como planta medicinal.


La Caléndula combina los 4 elementos: agua, fuego, aire y tierra! Su resina aromática y cálida se encuentra en sus hojas y tallos exuberantes, también ricos en humedad. Las brillantes flores amarillas, anaranjadas y rojas de la caléndula son verdaderas trampas para el sol, que absorben grandes cantidades de luz, humedad y calor.


Los compuestos activos de la caléndula se encuentran principalmente en sus flores, y combaten la inflamación y promueven la formación de nuevos tejidos, mientras que sus carotenoides, flavonoides y aceites esenciales fortalecen la piel contra las influencias externas. Por lo tanto, la caléndula es particularmente apreciada por sus poderes restauradores y vibrantes, que tienen un efecto protector y defensivo sobre las estructuras sanas de la piel; y un efecto calmante y estimulante sobre la piel desequilibrada, seca, inflamada o estresada.


Debido al carácter calmante y reparador de la planta, la caléndula es ideal para la piel delicada de los recién nacidos y niños pequeños. Particularmente en ellos, la piel forma una capa de calentamiento y protección con reservas de grasa para asegurar la función saludable de los órganos internos. Sin embargo, esa piel delicada no puede adaptarse a los cambios repentinos de temperatura por sí misma. Es por esta razón que la piel del bebé necesita un cuidado especial. Los extractos calmantes de caléndula son especialmente recomendados para ayudar a desarrollar la resistencia y la protección de esa piel joven.


En lo que se refiere a sus propiedades, se destaca por ser antiinflamatoria, antiemética (vómitos y nauseas), antiséptica y antibacteriana, antiespasmódica, fungicida, antiulcerosa, cicatrizante, emoliente y emenagoga (favorece la menstruación).


Debido a todas estas propiedades, la caléndula se utiliza, tanto por vía interna como externa, para el tratamiento de un gran número de dolencias o trastornos de la salud:

  • Mejora los síntomas del reuma y artritis.

  • Calma la indigestión, reduce la gastritis, alivia las úlceras estomacales y previene vómitos y nauseas.

  • Ayuda a regular la menstruación y sus trastornos, reduce los dolores menstruales y ayuda a tratar la micosis y el prurito vaginal.

  • Ayuda a combatir la anemia y a mejorar la salud en personas convalecientes.

  • Mejora cuadros de asma y tos, y ayuda en problemas del aparato respiratorio como la amigdalitis o laringitis. También alivia la irritación de la garganta.

  • Ayuda a evitar el insomnio y la angustia y reduce las palpitaciones.

  • Equilibra la tensión arterial y mejora la circulación periférica.

  • Trata problemas bucales como gingivitis y llagas.

La caléndula también se utiliza ampliamente en muchos productos de belleza (por ejemplo cremas, pomadas, geles y productos para el cabello) por sus capacidades estéticas, entre ellas:

  • Estimular la regeneración de los tejidos, cicatrizar heridas, aliviar el dolor de las quemaduras leves.

  • Aliviar las picaduras de insectos (sobre de todo mosquitos y abejas) y de medusas.

  • Mejorar las afecciones cutáneas, los abscesos y los forúnculos.

  • Eliminar pie de atleta, hongos de la piel y verrugas víricas.

  • Favorecer la producción de colágeno, mantener la piel hidratada, suave y elástica.

  • Tratar el acné, la dermatitis, la psoriasis, llagas y grietas.

  • Reducir la inflamación en roces e irritaciones.

  • Reducir eccemas y mejorar la piel de personas con reacciones alérgicas.

  • Tratar pieles castigadas por el sol o irritadas con ácidos y otros productos nocivos.

  • Usar como bálsamo en labios agrietados y resecos

La forma más común de consumirla es elaborando una infusión con la flor seca o fresca, a una cucharadita por cada taza de agua caliente. El uso interno de la caléndula puede producir efectos no deseados, por eso se recomienda que solo se utilice bajo la supervisión de un profesional. Debido a que tiene una buena cantidad de taninos (irritantes para el sistema digestivo), se debe evitar un tratamiento prolongado por vía oral o dosis altas de infusión.


Con la infusión también se pueden hacer buches y gárgaras para mejorar las afecciones de la boca y garganta. En la cocina se pueden añadir sus flores a ensaladas y otros platos para decorar y aportar color. En cosmética y belleza casera se utiliza añadiendo las flores o el aceite a los preparados de cremas por ejemplo.


Externamente se la puede utilizar aplicando cataplasmas hechas con las hojas y las flores. La infusión de caléndula también se puede aplicar de manera externa, como tónico, sobre la piel, uñas y cabello.


Por ejemplo para quitar las verrugas, se machacan las hojas y flores y se aplican sobre la zona a tratar. Se pone por encima una gasa limpia, se fija con un poco de esparadrapo y se deja por una hora. Este procedimiento se debe repetir dos veces al día.


Deseo con todo mi corazón que ésta información que te brindo te sea útil y también que hayas disfrutado de leer mi artículo. Nos encontramos la próxima semana con mucha más magia herbolaria!


Si te gusta lo que comparto o tenés sugerencias o comentarios, contáctame a jtasca2003@yahoo.com.ar


Julia Tasca

PhD. Ing. Química

Profesora UNCPBA


Herborista

MIMATE. Hierbas Medicinales

https://www.facebook.com/Mimate-211415329591361


Contacto: jtasca2003@yahoo.com.ar


23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo