También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

Intolerancia al gluten. Este diagnostico cambia la vida de las personas que la padecen

Actualizado: 17 de nov de 2020

#19 de la serie: “Comer para Sanar.”


Para algunas personas, la intolerancia al gluten no solo es al comer una rodaja de pan o un pedacito de torta hecha con harina de trigo, ese peligro acecha incluso al ingerir pequeñas cantidades de gluten.


El gluten es una proteína, de las llamadas adhesivas, que se encuentran en los cereales como el trigo, la cebada, el centeno y la espelta, por ejemplo. Así que en definitiva los productos prefabricados lo contendrán, a no ser que se especifique en el embalaje del producto que el alimento es libre de gluten, mediante el símbolo de una espiga de trigo tachada.


En la enfermedad celíaca, el sistema inmunológico produce anticuerpos desencadenando una reacción autoinmune, que atacan el gluten en el intestino delgado, causando una inflamación crónica, destruyendo las células delicadas que lo revisten y sus vellosidades.


Esta enfermedad puede aparecer a cualquier edad, no manifestándose completamente, es por lo que algunas personas apenas notan los síntomas. Es una enfermedad autoinmune y no es una alergia al trigo, es una intolerancia permanente al gluten.


Las infecciones corporales repetitivas, la dieta y los factores ambientales suelen influir al desarrollo de la enfermedad celíaca. A varios de los pacientes se le presenta junto con otras enfermedades como la diabetes mellitus tipo 1, enfermedades autoinmunes de la piel o de la glándula tiroides y anomalías genéticas como el síndrome de Down.


Como resultado, las personas enfermas ya no pueden absorber suficientes nutrientes de los alimentos, porque la función de las células en el intestino delgado es alterada. En condiciones normales, los componentes alimenticios “utilizables” para el cuerpo físico, pasan a través de la mucosa intestinal a los pequeños vasos capilares y así al torrente sanguíneo. Con el fin de obtener la mayor superficie posible para la absorción eficaz de los nutrientes, la pared del intestino delgado esta revestida con millones y millones de pequeñas protuberancias similares a pelos, llamads vellosidades. Al ser estas destruidas, en el caso de esta enfermedad, la superficie del intestino delgado se reduce. Especialmente en los niños, la función deteriorada del intestino delgado puede provocar desnutrición y por lo tanto trastornos en el crecimiento y desarrollo del niño.


Esta enfermedad afecta a todo el cuerpo, debido al suministro insuficiente de nutrientes.


La inflamación persiste mientras la persona continúa ingiriendo gluten, sin darse cuenta de su problemática. Así como la inflamación deja de ser tan pronto como el intestino delgado deja de estar expuesto al gluten.


Los síntomas de la enfermedad celíaca: problemas digestivos y problemas generales de salud como fatiga, pérdida de peso y pérdida del apetito, dolor