También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

HOJAS DE COCA: CULTURA, MEDICINA Y LEGALIDAD. PRIMERA PARTE.

Te doy la bienvenida como cada semana a este espacio dedicado al mágico mundo de las hierbas y sus beneficios para nuestro bienestar.


Hace ya unos cuantos meses que deseo escribir sobre esta planta sagrada milenaria, originaria de América, y hoy finalmente me decidí a hacerlo. Estoy hablando de la Coca, cuyo nombre científico es Erythroxylum coca.


La planta de coca es un arbusto que alcanza una altura de 1,5 hasta 3 metros. Crece en América del Sur: en todo el territorio de Perú, Bolivia, Ecuador, Brasil, Chile y Colombia.


Etimológicamente la palabra coca proviene del quechua “kuka” o “koka”. “ku” o “ko” puede interpretarse como la parte más destacada o principal de algo, y “ka” o “kau”, como vivificante, que da vida, vigorosa y fuerte. Existe evidencia del uso de la hoja de coca desde 2500 A.C. en Huaca Prieta en las costas peruanas. Y también reportes arqueológicos de su uso en la cultura Valdivia, en las costas ecuatorianas, que ubican su uso alrededor del año 3000 A.C. Ambos son los reportes más antiguos sobre el uso de ésta planta.


La forma ancestral del uso de la hoja de coca se conoce como mambear o coquear, que se trata de mantener el contenido de las hojas de coca en la boca, enteras o molidas, ubicándolas entre los dientes y las encías, durante algunas horas. En Perú y Bolivia se conoce como acullicar y chacchar. Desde tiempos inmemoriales el cultivo de la coca ha formado parte de la tradición y costumbres del campesinado andino. La coca es utilizada en la masticación, con efectos estimulantes, en aplicaciones medicinales y en rituales religiosos. El consumo de ésta forma, produce una sensación de adormecimiento al tiempo que brinda un golpe de energía y vitalidad, siendo esta una de las principales razones de su consumo. Habitualmente aquellos que se encuentran masticando hojas de coca de esta manera pueden trabajar largas jornadas sin sentir cansancio o frio, debido al efecto anestésico de sus alcaloides. Masticar la hoja de coca fue también recomendado a modo de sanar dolores de muelas, dolores de estómago y otros malestares físicos, por parte de los antiguos médicos o chamanes Incaicos.


Los intentos por aislar el principio activo de las hojas de coca, finalmente tienen resultado con el aislamiento del alcaloide en 1859, al que se denominó cocaína. El 14 de septiembre de 1884 el médico Karl Köller leyó en una sesión de la Sociedad Oftalmológica de Heidelberg una ponencia sobre los efectos anestésicos locales de la cocaína: la solución de cocaína vertida sobre el ojo hace que la córnea se vuelva insensible al tacto, tal como lo comprobó Köller en su propio cuerpo, obteniendo así el primer anestésico local. También por ese año, Sigmund Freud publicó su trabajo Über Coca, en el cual describe cómo usó él mismo la cocaína, a manera de psiconauta.


Cuando la hoja de coca se mastica actúa como un estimulante ligero y ayuda a combatir el hambre, la sed, el dolor y el cansancio. También ayuda a superar el mal de alturas. Cada día, millones de personas en los Andes mastican hoja de coca y beben mate de coca sin experimentar ningún problema. De hecho, las culturas indígenas consideran que se trata de una práctica sagrada. El mate de coca también se utiliza fuera de la región andina. La coca, por ejemplo, se usa de manera generalizada en algunas provincias del norte de Argentina. Y cada vez se utiliza más la harina de coca como complemento alimenticio.


Aunque la hoja de coca en su forma natural es un estimulante ligero e inofensivo, comparable al café, es indudable que de ella se puede extraer cocaína. Sin coca, no habría cocaína. De hecho, la ‘fácil extracción’ de la cocaína es actualmente el principal argumento que se esgrime para justificar la ilegalidad de la hoja de coca en la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961. El contenido del alcaloide cocaína en la hoja de coca oscila entre el 0,5 y el 1,0 por ciento.


La clasificación de la hoja de coca como estupefaciente ha limitado enormemente el desarrollo de la investigación sobre la hoja de coca. Sin embargo, algunas investigaciones a lo largo del tiempo han logrado comprobar los beneficios del consumo de ésta planta, tal como lo han transmitido las culturas ancestrales. Una investigación realizada por la Universidad de Harvard en 1.975, titulada “Valor Nutricional de la Hoja de Coca”, ha probado que la masticación diaria de 100 g de hoja de coca satisface la ración alimentaria recomendada tanto para el hombre como para la mujer, mientras que 60 g por día, colma la necesidad de calcio. Su contenido en vitaminas y determinados oligoelementos hace que al mismo tiempo el té de coca constituya un complemento nutritivo de la dieta diaria. Estos mismos estudios de la Universidad de Harvard sostienen que en 100 gramos de coca se pueden tener casi dos gramos de potasio que son necesarios para el equilibrio del corazón y se le atribuye además propiedades adelgazantes. Sabiendo que estas tisanas son tan ricas en estos nutrientes, claramente se convierten en alimento y medicina al mismo tiempo.


Aunque los usos medicinales de la hoja de coca como tal, se consideran muy amplios; actualmente, solo está aprobado el uso medicinal de la cocaína como anestésico local. Sin embargo, las bondades del uso tradicional de la masticación de las hojas de coca para la salud humana (física, mental, social y espiritual), son avaladas tanto por científicos como por las culturas originales, y podemos resumirlas de la siguiente forma:

  • Es un suave energizante que mejora la productividad en el trabajo manual e intelectual.

  • Es una medicina eficaz para enfermedades culturales y problemas cotidianos de salud como cefalea, dolor estomacal y reumático.

  • Posee un excelente rendimiento para problemas de salud mental como agotamiento, decepción, depresión, angustia y stress.

  • Es una fuente de micronutrientes y vitaminas.

  • Es un facilitador universal de las relaciones sociales y la solidaridad en las comunidades andinas.

  • Es un instrumento religioso de la trascendencia espiritual.

  • Y un enlace con la naturaleza, tan querida y respetada en la cosmovisión andina.

Algunas investigaciones científica más recientes, abordan estudios para determinar las propiedades antibacterianas del extracto de coca o la infusión de coca, inclusive como tratamiento para la prevención y recuperación en casos de Covid. Pero de eso, y algunas otras aplicaciones más modernas, te cuento en mi próximo artículo, la semana que viene.


Deseo con todo mi corazón que ésta información que te brindo te sea útil y también que hayas disfrutado de leer mi artículo. Nos encontramos la próxima semana con mucha más magia herbolaria!


Si te gusta lo que comparto o tenés sugerencias o comentarios, contáctame a jtasca2003@yahoo.com.ar


Julia Tasca

PhD. Ing. Química

Profesora UNCPBA


Herborista

MIMATE. Hierbas Medicinales

https://www.facebook.com/Mimate-211415329591361


Contacto: jtasca2003@yahoo.com.ar


30 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo