También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

HIERBAS MEDICINALES EN LA TERCERA EDAD. PARTE I

Te doy la bienvenida como cada semana a este espacio, en el que recorremos el mágico mundo de las hierbas y sus increíbles beneficios para nuestro bienestar.

La semana anterior recorrimos algunas hierbas medicinales muy útiles para quienes realizan algún deporte y que eligen llevar una vida más saludable. Y ésta semana, la propuesta que te hago es repasar algunos aspectos específicos que deben considerarse por parte de los adultos mayores a la hora de incorporar en sus vidas el consumo de hierbas medicinales, tanto como complemento de tratamientos médicos tradicionales o cómo única vía de tratamiento de las dolencias o enfermedades.


En la actualidad existe gran interés por la medicina tradicional o ancestral, también llamadas medicinas alternativas. Y, dentro de este concepto, la medicina herbaria, es una rama que ha generado numerosos estudios académicos y científicos, divulgados en prestigiosas publicaciones internacionales. Pero, la realidad, es que salvo algunas excepciones en ciertas regiones o algunos países más tradicionales; hay poco uso de medicamentos de origen vegetal por parte de los profesionales de la salud, y también es deficitaria la formación que reciben en fitoterapia en sus carreras universitarias. En general, los tratamientos médicos están basados únicamente en fármacos sintéticos, incluso, para el tratamiento de problemas de salud diagnosticados como enfermedades leves.


Por otro parte, las experiencias y sabiduría ancestrales acumuladas en el tiempo, su accesibilidad, sus costos bajos, convierten a la medicina herbolaria en una muy buena alternativa para la atención de la salud en general, y de los adultos mayores en particular; aunque aún hoy es común escuchar la expresión de la falta de elementos científicos que sustenten la práctica y reconocimiento de la medicina tradicional. Estos juicios se realizan generalmente sin conocer a fondo la cultura ancestral y la medicina tradicional, y sin tener conocimiento de las múltiples investigaciones científicas en torno a la herbolaria medicinal; así como tampoco de los aportes que la psico-neuro-endocrinoinmunología ha mostrado sobre el papel que las emociones ejercen en el sistema inmunológico y endocrino, y que justamente son las que pueden ser modificadas por los rituales de curación utilizados en general en la aplicación de éstas medicinas.


Estos prejuicios y conceptos también alimentan las barreras culturales presentes en el sistema de salud, los espacios de atención y los prestadores. Pero sin irnos tan lejos, hacia conocimientos ancestrales, si cualquiera de ustedes le pregunta a sus abuelos o a los mayores de la familia cómo se curaban cuando eran pequeños, sin lugar a dudas les podrán contar acerca de innumerables recetas de remedios caseros a base de hierbas, que todas las familias poseían. Tengamos en cuenta, que hace apenas 50 años atrás no había una farmacia en cada barrio, como existe hoy día.

Gran parte de mi interés al vincular las hierbas medicinales con los adultos mayores es la de poder recuperar éstos saberes familiares, que en muchos casos han quedado sepultados en el olvido, para revalorizarlos.


Un concepto que es importante considerar, previo a la incorporación de hierbas medicinales, y que va muy ligado a personas del llamado grupo de la “tercera edad”, es el de polifarmacia, que tiene que ver con el número o cantidad de medicamentos que una persona mayor consume a diario. Se ha estimado a grandes rasgos que a partir de los 65 años, un 35% de las personas toman más de 4 medicamentos, un 17% entre 5 y 9 medicamentos y más de 10 medicamentos un 4%. Estas cifras pueden variar bastante entre pacientes ambulatorios y pacientes en centros geriátricos. Las patologías más frecuentes son, hipertensión arterial, arritmias, anemia, insuficiencia cardíaca, diabetes y cardiopatía.


En línea con mi artículo de la semana anterior, respecto de una tendencia general hacia llevar una vida más sana y saludable, actualmente hay un uso, cada día más abundante, de hierbas medicinales y sus extractos o preparados por parte de nuestros adultos mayores. Y acá es importante remarcar un concepto que hay que tener claro:


Si las plantas medicinales o sus productos activos, tienen alguna acción terapéutica, es porque tienen un principio activo con alguna acción farmacológica, y por tanto, se elimina como un medicamento, y puede presentar interacciones con otras hierbas u otros medicamentos.


Son muchas las personas, que en relación a las hierbas medicinales, piensan: que “como es natural”, es “bueno”, o a lo sumo “no me va a hacer mal”. Y esto es un error. Me ocurre frecuentemente escuchar estos comentarios, y eso forma parte de una creencia instalada erróneamente en la población.


Si bien es cierto que un producto natural tiene muchísimo menos riesgo que un material sintético, por el solo hecho de la biocompatibilidad con nuestro organismo, debe considerarse con respeto el tema de las contraindicaciones y los riesgos en el uso de las hierbas medicinales sin un conocimiento adecuado. Por ejemplo, cuando en una visita al médico, se pregunta a un paciente que es lo que toma, en el mejor de los casos citan los medicamentos, pero casi nunca indican las plantas y es importante tenerlo en cuenta. Para dar un ejemplo de una persona mayor que conozco, consumía mucho té de laurel, y no lo comentó al médico que lo iba a intervenir quirúrgicamente. El laurel fluidifica la sangre y les aseguro que la operación pudo terminar mal… por suerte los profesionales lograron estabilizar el sangrado, no sin antes luchar bastante.


Para concluir ésta primera parte del tema relacionado a Hierbas medicinales en la tercera edad, les diré que el uso de vegetales o plantas medicinales en cualquier enfermedad, dolencia o padecimiento puede o no tener algún riesgo dependiendo de la utilización de las plantas medicinales. Lo que sí es seguro que para disminuir o anular los riesgos se deben utilizar las plantas medicinales de la manera correcta, utilizando la planta correcta para la dolencia correcta, la dosis adecuada, el periodo de aplicación e incluso el modo de preparación adecuado. Además de tener en cuenta que no siempre este tratamiento tendrá un efecto rápido y efectivo ante cualquier dolencia y en varias ocasiones será necesario el uso de la medicina convencional. En tal caso, es indispensable contar con un buen acompañamiento profesional que conozca el paciente y conozca sobre hierbas medicinales.


A pesar de todas éstas recomendaciones, existe un buen número de hierbas medicinales muy nobles y prácticamente con ninguna o muy pocas contraindicaciones, que pueden ser muy útiles para incorporar por parte de los adultos mayores y de ellas les cuento en mi próximo artículo la semana próxima.


Ojalá que hayas disfrutado de mi artículo y que la información que brindo te aporte en tu vida! Si querés saber más sobre éstas hierbas, o tenés sugerencias o comentarios, contáctame a jtasca2003@yahoo.com.ar


Y si te gusta lo que brindo a través de mis artículos, compartilos en tus redes! Muchas Gracias!!!


Julia Tasca

PhD. Ing. Química

Profesora UNCPBA


Herborista

MIMATE. Hierbas Medicinales

https://www.facebook.com/Mimate-211415329591361


Contacto: jtasca2003@yahoo.com.ar


46 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo