También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Leonardo Martín Brito

Fortalece Tu Sistema Inmunológico Para Mantenerte Saludable

Durante el tiempo más reciente puede ser que hayas estado montado en una montaña rusa de emociones desde que comenzó la pandemia.


Quizás algunos días te sientas estable y en calma, mientras que otros días, particularmente cuando miras las noticias y te enteras de los casos de rebrote, de los aumentos de contagios y de las medidas que toma el estado ante tal situación, sientas que tus emociones oscilen entre el miedo, la ansiedad, el enojo y el cansancio.


Las buenas noticias que puedo aportarte a través de este artículo son que, según la rama más avanzada de la biología molecular, la mente controla a la biología, por ende las células siguen esencialmente las instrucciones del sistema nervioso.


Las células son como un chip de computadora, en la cual las memorias y creencias perceptivas se almacenen en la membrana celular y luego se transmiten en forma constante al cerebro, donde las mismas son interpretadas.


Y la respuesta del cerebro a tales mensajes vibratorios es la de crear coherencia entre la creencia y la realidad.


En otras palabras, cuando las células son transmitidas al cerebro, el cerebro trabaja diligentemente para crear la misma realidad química en el cuerpo para que ambas coincidan; entonces si crees que te enfermaras, tu mente dirigirá a tus células para que eso mismo se torne en realidad.


Pero si tus células transmiten a tu cerebro señales que sugieren que eres alguien vibrante y saludable, tu mente manifestará esa realidad para ti.


Además, tu sistema inmunológico es el encargado de protegerte de las amenazas internas, tales como los virus y las bacterias, mientras que tu sistema suprarrenal te protege de las amenazas externas, ya sea de un delincuente o de un automóvil que viene hacia ti a toda velocidad.


Y para ejecutar cualquiera de estos dos sistemas en tu cuerpo es necesario energía.


Por ejemplo, si te encuentras luchando contra una infección o contra un virus, pero de repente vas caminando por la calle y un automóvil se dirige hacia ti a toda velocidad ¿Qué preferirías? ¿Que tu cuerpo luche contra el virus o que huya de la situación de amenaza?


Cuando surge una situación como la del automóvil que viene a gran velocidad hacia donde tú te encuentras, tu sistema nervioso simpático o suprarrenal responde con una reacción de lucha o huida.


En ese preciso momento el miedo acelera tu sistema suprarrenal por lo cual el ritmo cardíaco también se acelera, las pupilas se contraen y se envía sangre a las extremidades, preparando el cuerpo para la acción para poder enfrentar la situación.


Tienes que considerar que el cuerpo no cuenta con la energía suficiente como para reparar las células y huir a un lugar seguro, ambas cosas al mismo tiempo, por lo cual ante una situación de peligro el sistema inmunológico es apagado temporalmente.


Solo después de que hayas escapado de la situación de amenaza y te encuentres a salvo, el sistema inmunológico se regulariza y vuelve a funcionar normalmente.


Eso significa que si te encuentras en una respuesta de lucha o de huida, tu sistema inmunológico esencialmente no puede funcionar, entonces sí sientes miedo y/o estrés tu cuerpo se vuelve vulnerable al ataque de un virus o de una bacteria.

Por eso, si escuchas constantemente las noticias es probable que te conectes con el miedo, la ansiedad y la preocupación, y si sostienes ese estado emocional y mental por períodos de tiempo mucho más largos de lo que el cuerpo fue diseñado para soportar, el sistema inmunológico se apaga, por lo cual tu cuerpo queda desprotegido ante cualquier virus y bacteria que esté dando vueltas por ahí.


Además, cuando un individuo está en un estado de estrés permanente el cuerpo libera hormonas tales como la adrenalina y el cortisol, las cuales ejercen un efecto de supresión del sistema inmunológico en pos de conservar la energía en el cuerpo para ser utilizada en la huida del estrés percibido, sin importar si la amenaza es real o imaginaria.


La conclusión es muy clara: El miedo al virus y a enfermarte es mucho más pernicioso, e inclusive hasta más letal que el propio virus.


Si te esfuerzas para mantenerte saludable, mantienes una buena nutrición, realizas ejercicio, descansas adecuadamente, tomas vitaminas y suplementos cuando los necesitas, y lo más importante, si evitas el estrés generado, por ejemplo por el miedo al virus, aunque puedas llegar a contagiarte, probablemente la situación no pase de una ligera fiebre y un leve malestar.


Recuerda que el miedo apaga tu función inmunológica.


Mantener saludable a tu cuerpo, a tu mente, a tus pensamientos y emociones resulta fundamental para que mantengas una óptima respuesta inmunológica a los distintos agentes patógenos y expreses un excelente nivel de salud.


Si te interesan las temáticas que desarrollo en mis artículos y deseas mantener conmigo Consultas de Psicoterapia Transpersonal Iniciática de forma on-line, desde cualquier lugar del mundo donde tú te encuentres, te invito a que me envíes un mail a la siguiente casilla de correo electrónico: psicotrans@hotmail.com

Leonardo Martín Brito

Lic. en Psicología


Psicología Transpersonal

Psicoterapia Iniciática

Coaching Ontológico

Autoconocimiento y Desarrollo de la Consciencia

Facebook: Leonardo Martín Brito

Sesiones on-line vía Skype

Contacto: psicotrans@hotmail.com

34 vistas0 comentarios