También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Susana Lucìa Brandán

FLORES PARA LA ALEGRIA!

Bienvenidos queridos lectores, en esta oportunidad los invito a que complementemos la Belleza, tema que recorrimos anteriormente, con esencias florales que nos ayuden a reiniciar la Alegría.


Ubico Reiniciar, porque la ALEGRIA es el alimento de nuestro Sistema Inmune, pero claro, en lo cotidiano no se nos enseña a generarla.


Podriamos preguntarnos ,Qué es la Alegría?, una emoción placentera?, un sentimiento de júbilo?, seguramente si seguimos investigando encontraremos distintas definiciones, relacionadas con las experiencias personales.


La noticia que te voy a dar, es que si dependes que te llegue de afuera, no siempre va a suceder, por tal motivo , te invito a crear tu propia Alegria.


Cómo?, polarizando, el otro polo es la Tristeza, y lo que a ella la acompaña, cansancio, desaliento, desgano, al tomar contacto con ellas vamos a crear esa fórmula que sea una herramienta para recobrar la motivación.


ROSA SILVESTRE o WILD ROSE


Tengo especial predilección por esta esencia, y la utilizo en muchas ocasiones en las posiones que elaboro porque resulta especialmente útil en los estados de apatía y resignación. Tienen la capacidad de comunicarnos con la Alegría de Vivir!


Por lo tanto es la esencia base en este caso, porque va a suavizar ese sabor agridulce de los procesos apáticos.


CASTAÑO BLANCO o WHITE CHESTNUT


Es fundamental calmar la mente para evitar esos pensamientos repetitivos que ofrecen un panorama gris. Esta esencia nos aporta paz ,eliminando ese dialogo interno que nos provoca ansiedad y confusión. A ver las cosas de forma más SIMPLE y ALEGRE.


Y para completar el preparado y hacerlo más potente le añadimos una flor plus, de otro sistema:


Alba Aurea.


Se llama ALHELI, la diferencia es que trabaja la trascendencia, sobre la información celular trasmitida por el Arbol Genealogico.


Actúa sobre la apatía inherente a la persona ,esa que vienen dada no tanto por las circunstancias como por la tendencia al bajón emocional, adquirida por la herencia familiar.