También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

ESTRÉS E INMUNIDAD: LA “FLOR DE LA PASIÓN”, UN ALTERNATIVA NATURAL!


Todos tenemos más o menos una idea de lo que es el estrés. Lo hemos sentido en algún momento de nuestra vida, hemos leído sobre el tema en alguna ocasión y tenemos amigos y familiares que lo sufren. Aunque no todo el mundo se estresa por las mismas cosas, porque básicamente el estrés dependerá de la manera en que percibamos la realidad, de las creencias y estructuras mentales con las que analizamos esa realidad, y de los recursos de los que dispongamos para darle respuesta a esas estructuras.


El estrés puede definirse como la respuesta de adaptación del organismo al medio en el que se encuentra. El entorno nos demanda una serie de recursos para poder adaptarnos a él y eso generará la respuesta de estrés en nuestro organismo. Por lo que desde este punto de vista, sin estrés, no hay cambio posible!!


Sin embargo, cuando es excesivo y continuado puede debilitar el sistema inmunitario, que es el encargado de defender a nuestro organismo de agentes patógenos y enfermedades. En primer lugar, el cerebro interpreta una situación del exterior como estresante en comparación con los registros anteriores y creencias instaladas. Ese estrés percibido activa al sistema nervioso y éste a su vez influye sobre el sistema inmune a través de la producción de hormonas y neurotransmisores. La conexión mente-cuerpo está más que clara. Por lo que, si quieres de verdad transformar tu cuerpo, la clave está en trabajar en tu mente y animarte a recorrer un camino de transformación personal, tal como podrás recorrer en otros artículos de éste blog.


Pero aún recorriendo ese proceso, nos enfrentamos muchas veces a momentos de angustia, de incertidumbre, de ansiedad y de insomnio.


Es bien conocido el tratamiento farmacológico convencional de estos trastornos por administración de hipnóticos, ansiolíticos y medidas de promoción del sueño. La medicina tradicional ha empleado de manera desmedida y creciente, el uso de las benzodiacepinas (o la “pastillita feliz” como le dice una gran amiga), en el tratamiento de éste tipo de manifestaciones; en muchos casos con consecuencias adictivas cuando se toman a diario, pudiendo empeorar la ansiedad, contribuir al insomnio persistente y hasta causar la muerte. Otros riesgos asociados con las benzodiacepinas incluyen deterioro cognitivo, lesiones accidentales y caídas, y mayores índices de ingresos hospitalarios.


Todos estos efectos adversos hacen de la fitoterapia una primera medida terapéutica de amplia y creciente aceptación entre los que padecen estas alteraciones. La “Flor de la Pasión”, es una de las plantas medicinales indicadas para tratar diversos estados nerviosos y emocionales.


La Passiflora, comúnmente llamada mburucuyá, pasionaria, flor de la pasión, flor de cristo o granadilla, es una liana semileñosa de crecimiento muy rápido, de 2 a 10 metros, que se encuentra en América tropical (Argentina, Bolivia, Brasil, Uruguay, Paraguay, Perú y Chile).


Las variedades más usadas son la roja (passiflora incarnata) y la azul (passiflora caerulea). Esta es una planta medicinal con propiedades principalmente sedantes. Sus hojas y sus flores se han usado desde hace décadas y hoy en día se comercializa en múltiples formatos gracias a sus potentes beneficios. Esta planta reduce la presión arterial y tiene propiedades sedantes e hipnóticas; se usa para menguar la angustia y el nerviosismo. También para las taquicardias, la ansiedad o el insomnio.