También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Leonardo Martín Brito

El Vacío: Cuna de la Sabiduría


Carl Rogers, un reconocido psicólogo humanista norteamericano, decía que la gente cree que escucha, pero en realidad las personas raramente escuchan con ganas de entender; con verdadera empatía.


Sin embargo, Roger consideraba que el tipo de escucha a la que se refería, esa que genera empatía porque “nos pone en los zapatos del otro”, es la fuerza más poderosa que él conocía para generar una transformación en el ser humano.


Casualmente, la experiencia aprendida por ese gran psicólogo humanista es la misma que simbólicamente nos cuenta el cuento que a través de este artículo Comparto contigo.

Esta historia sucedió hace mucho, mucho tiempo, cuando un joven muchacho fue a ver a un anciano maestro para que le enseñara el arte de vivir.


Al escuchar el pedido del joven entusiasta, el anciano le respondio


- “Con todo mi corazón y sabiduría, así lo haré muchacho. Quédate aquí a vivir unos días conmigo y aprenderás”.


El muchacho acogió de muy buen gusto las palabras del sabio, esperando a recibir con ansiedad e impaciencia las lecciones del maestro.


Fueron pasando los días, y después de una semana el muchacho decepcionado fue en busca del sabio maestro para presentarle su inquietud y su decepción.


- “Maestro, he estado aquí con usted una semana completa y aún no me ha enseñado nada; sólo hemos paseado, comido, descansado y hecho las demás cosas rutinarias que hacemos cada día. ¿Dónde están entonces sus lecciones?”


El maestro guardó silencio por un instante y le respondió:


- “Cada momento vivido es una lección, querido alumno. En todos mis actos ha habido un propósito, una intención, una lección para enseñarte precisamente el arte de vivir. Cada momento que he estado contigo escuchando, compartiendo silencios, o bebiendo juntos una taza de té, contenían una enseñanza”.


- “La manera en la que he realizado mis acciones, por pequeñas que te hayan parecido, encierran en sí mismas la sabiduría de mi mundo interior, que es precisamente la razón por la cual tú viniste aquí a aprender”.