También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Leonardo Martín Brito

El Reinado del Corazón

Actualmente las neurociencias y la física cuántica están de acuerdo con un hecho que hasta hace unos 15 años atrás resultaba muy controversial, y es que ambas disciplinas aceptan que existe un Campo de Energía que se conecta con todas las cosas.


Si bien este reciente “descubrimiento” es algo que las Enseñanzas Ancestrales del planeta han sabido y nos lo han transmitido desde siempre desde su Sabiduría intuitiva, la ciencia moderna recién se está poniendo al día con el tema.


Por lo tanto ahora ciencia y espiritualidad están de acuerdo en que existe un Campo que conecta todas las cosas, y que ese campo es el contenedor dentro del cual suceden todas y cada una de nuestras experiencias.


Así es que todas las profesiones, trabajos, matrimonios, separaciones, divorcios, enfermedades, accidentes, premios, etcétera, suceden dentro de Ese Campo.


Otra de las cosas que la física cuántica y las neurociencias también han comprendido es que los seres humanos somos cuerpos energéticos, y que, tal como desarrollé en el artículo anterior, el corazón es el órgano energético más fuerte y poderoso del cuerpo humano.


Sorprendentemente, a nivel eléctrico, el corazón es aproximadamente 100 veces más poderoso que el cerebro humano.


Es sabido desde hace bastante tiempo por la neurociencia que el cerebro es el generador un campo eléctrico, pero recientemente se ha descubierto que el corazón es 100 veces más poderoso a nivel eléctrico que el cerebro.


Además el corazón genera un campo magnético, el cual puede ser medido a través de la tecnología actual, y que dicho campo es 5000 veces más potente que el que puede generar el cerebro.


Así es que vivimos inmersos en un campo electromagnético, el cual recubre al cuerpo físico, tal como si fuese una burbuja que funciona como un tremendo imán que atrae hacia sí todo lo que vibra en su misma frecuencia vibratoria; personas, situaciones, circunstancias con las cuales nos conectamos de manera “casual”.


Si te pones a pensar durante un instante en cómo se genera la atracción de las cosas que nos rodean de acuerdo con la sintonía de vibraciones energéticas, tiene mucho sentido que utilicemos el órgano del cuerpo que está diseñado para magnificar la conexión entre nosotros y el mundo material, para así poder influir sobre todo lo que nos rodea.


Pero el corazón ha sido descalificado durante mucho tiempo, porque desde hace milenios y hasta no hace tantos años atrás se creía que el cerebro era el órgano maestro del cuerpo, mientras que se consideraba al corazón simplemente como una bomba que riega la sangre a través de todo el cuerpo.