También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Leonardo Martín Brito

Ejercicio para Armonizar Tu Corazón y Tu Cerebro

Considerando el tema que hemos venido recorriendo en los artículos más recientes que he escrito respecto de la relación entre el corazón y el cerebro, y tal como te mencioné en el artículo anterior, en este deseo Compartir contigo una técnica muy poderosa que te ayudará a armonizar tu corazón y tu cerebro.


Por los motivos que he expuesto en el artículo anterior, es muy conveniente para ti que puedas brindarle a tu cuerpo un descanso del estrés derivado del diario vivir.


Al vivir según tus patrones mentales automáticos, es muy probable que ni siquiera te des cuenta de cuál es el nivel de estrés que experimentas como consecuencia de las circunstancias cotidianas con las que te encuentras.


Pero al brindarte unos pocos minutos diarios para la práctica que aquí te Comparto, podrás armonizar de forma sencilla tu corazón y tu cerebro.


Esta técnica fue creada por una organización científica situada en el norte de California, llamada "Instituto de Matemáticas del Corazón" (Heartmath), cuyos investigadores se están encargando de estudiar en profundidad la armonía que existe entre el corazón y el cerebro, y la coherencia entre ambos órganos.


Si bien no se trata de un ejercicio de meditación, considerando lo que tal práctica tradicional implica, pero para darle una identidad podríamos llamarla cómo "meditación enfocada en el corazón".


Y esta práctica consiste en tres sencillos pasos:


1. Lo primero que tienes que hacer es encontrar un lugar tranquilo en el cual relajarte, y una vez allí tienes que cerrar tus ojos.


En el momento en que cierras tus ojos le estás enviando una señal muy poderosa a tu cuerpo, la cual le indica que estás pasando de tu conciencia del mundo exterior a la de tu mundo interior.


Así, con tus ojos cerrados, empieza a quitar tu atención de tu mente para enfocarla en tu corazón.


Es muy importante que lleves una de tus manos hacia tu corazón, apoyando sobre el mismo un dedo, dos, o toda la palma.


Hay una razón muy importante para que hagas eso, ya que los investigadores se han dado cuenta de la razón que tenían tantas culturas originarias al transmitirnos que toquemos el centro del propio corazón.