También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Pablo Lema

Claves Ocultas del Tiempo: Especial para estas fechas

“Al que tenga Oídos para Oír que Oiga”


Hola querido lector en el artículo de hoy quiero compartir contigo una Metáfora, tan indispensable en los momentos y en los tiempos en los que vivimos. ¿acaso lo que se esta viviendo no es una gran obra de teatro en donde distraerte?


Disfrutala y por Sobre Todo, Escuchala Atenta:


Un hombre multimillonario y de negocios era dueño de una fortuna que ascendía a más de 9 millones de dólares. Decidió tomarse dos años de descanso ya que su pasión era leer y mirar videos, atesorando esos contenidos en una biblioteca ultra moderna. Por lo que entonces su idea era viajar y seguir mirando videos y hacerse habido de lecturas.


Al momento de tomar esa decisión, se le apareció La Muerte, irónicamente a través de un mensaje en su celular. El hombre creyendo que era una broma lo borró. Al momento de realizar eso, La Muerte no tardó en aparcersele personalmente.


El hombre preso del horror, recurrió a sus dotes de comerciante y quiso negociar con La Muerte, utilizando sus argumentos para extender mas el tiempo. Pero La Muerte estaba decidida, hasta por sorpresa le dijo que “ya hacía tiempo que te estaba observando”.


El hombre multmillonario sin saber que hacer recurrió a lo último que en ese momento su mente colapsada le transmitió como idea y le propuso lo siguiente: “Negocio contigo una semana y te ofrezco a cambio el 75% de mi fortuna en dólares”. La Muerte se negó.


El hombre viendo que La Muerte estaba decidida, comenzó a tener flashbacks de pequeñas escenas de su vida, comenzó a transpirar y temblando le dijo que le ofrecía el 90% de su fortuna en dólares. Que lo que mas quería eran sus libros y videos descargados.La Muerte por supuesto que se negó rotundamente.


Por favor dame dos días mas de vida, quiero conocer algunos lugares mas y completar la lectura de dos libros que tengo inconclusos. Quiero también pasar tiempo con mis familiares y amigos, que ahora que lo digo he descuidado muchísimo. A cambio de eso, el 95% de mi fortuna en dolares”. Cualquier cosa que dijera el hombre parecía que La Muerte no se sorprendía de lo que el hombre le ofrecería. Su respuesta era “NO”. Su frialdad era imperturbable. Su presencia ausente era tajante.


El hombre ya no tenia mas nada que hacer. Entonces aún esperando un “no” como respuesta de La Muerte, le pidió escribir en una tarjeta dorada unas breves Frases. Ese sería su último objetivo.


La Muerte ni dudó y se lo concedió.


El Hombre escribió en esa tarjeta dorada, con Letras temblorosas, casi míticas: