También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Julia Elena Tasca

CENTELLA ASIÁTICA, UN BÁLSAMO EN TU VIDA!

Te doy la bienvenida, como cada semana, a este espacio dedicado al mágico mundo de las hierbas y sus beneficios para nuestro bienestar.


Hoy voy a contarte sobre una hierba milenaria y maravillosa, y que hoy la ciencia reconoce tanto como las culturas ancestrales. Estoy hablando de la Centella Asiática, conocida también como Gotu Kola.


La centella asiática (Centella asiatica [L.] Urban) es una planta originaria de la zona tropical del océano Índico (India, China, Indonesia, Australia, Srilanka, Madagascar, África del Sur). Una variedad de ésta planta, la Centella remanda, crece en América Central, algunas zonas del sur de Estados Unidos y América del Sur. Su hábitat natural son las zonas pantanosas, orillas de lagunas, etc., propias de los climas tropicales y subtropicales, donde crece espontáneamente.


La medicina Ayurveda utiliza esta planta con el nombre de brahmi desde hace más de 3.000 años y se encuentra ya descrita en los primeros manuscritos sánscritos.


Sus usos tradicionales en cada cultura dependen de la región geográfica, así en India se utiliza contra las lesiones leprosas y quemaduras, al igual que en África; en china y Malasia se emplea en el tratamiento de heridas y como tónico; en Madagascar, para aliviar los problemas digestivos (dolor de estómago, úlcera), curas de adelgazamiento y eccema. En Asia, en general, se usa ampliamente como tónico mental, analgésico, antimicrobiano y antiviral. Sin embargo, el denominador común de uso tradicional en todos los países es el tratamiento de afecciones cutáneas.


A la centella asiática se la llamó «hierba del tigre» porque, según la leyenda, el famoso tigre de Bengala cura sus heridas revolcándose sobre esta planta y lamiéndolas con la saliva impregnada de su jugo.


La evidencia científica de su uso tradicional contra la lepra fue notificada por primera vez por el Dr. Boileau en 1852. Este médico, que residía y trabajaba en la India, había contraído hacía algunos años una forma de lepra y decidió experimentar en sí mismo con la centella. El resultado fue su recuperación. Esta experiencia fue publicada y a partir de este momento, se realizaron diversos estudios en India, Francia y España, algunos de los cuales fueron publicados en revistas de prestigio de la época. La planta fue incluida en la Materia Médica India, aunque aún no se conocía su composición química ni cuáles eran los principios activos a los que cabía atribuir su actividad. Actualmente la CA se haya inscrita en las principales farmacopeas del mundo.


La Centella Asiática crece de forma silvestre y para desarrollar su máximo potencial en moléculas químicas activas necesita de un cierto estrés ambiental, que determina que tenga un contenido significativo de ésos compuestos y sintetice diversas sustancias químicas que utiliza la planta como defensas naturales para protegerse de parásitos, hongos, etc. Esta variación en su composición química influye en sus propiedades terapéuticas.


Las acciones farmacológicas más estudiadas, desde el punto de vista científico, de la Centella Asiática son la cicatrizante, regeneradora, reparadora y renovadora sobre la piel y las mucosas, así como la venotónica. Se emplea tanto para uso interno como en aplicaciones externas.


A continuación te menciono algunos de los usos y aplicaciones más importantes de ésta planta para tratar algunas enfermedades o trastornos:


· Es muy útil en casos de bronquitis.

· Excelente remedio para prevenir y tratar la anemia.

· Refuerza los vasos sanguíneos y devuelve la elasticidad a las paredes arteriales.

· También es aconsejable para aquellos que padecen presión arterial elevada o colesterol.

· También sirve para tratar diferentes problemas a nivel mental. Consumir esta planta es sinónimo de disfrutar de mayor tranquilidad. Por ello se recomienda en personas que sufren episodios de ansiedad o nerviosismo muy graves.

· Mejora la capacidad cerebral, al favorecer la concentración y aumentar la memoria.

· Estimula el sistema linfático y permite que excretar los desechos a través de la orina, la transpiración y las heces. Además, activa la circulación sanguínea por lo tanto aumenta la irrigación y oxigenación de la piel.

· Se puede emplear de forma externa para tratar, por ejemplo, dermatitis y celulitis, granos y forúnculos, y eccemas.

· Gracias a su poder para formar fibras de colágeno y elastina la podemos utilizar para curar las quemaduras y cicatrizan las heridas, reducir arrugas y estrías, tratar llagas.

· Tonifica las venas por lo que es excelente para tratar cualquier dolencia relacionada a la circulación de la sangre como, por ejemplo, flebitis, varices, hemorroides, adormecimiento de manos y pies, hormigueos y calambres.

· Los preparados con centella asiática se indican también sobre úlceras bucales y corneales, conjuntivitis y queratitis o inflamación de la córnea, y forman parte de la formulación de varios colutorios y colirios.


Realmente es increíble esta pequeña planta, y poderosa también! Para incorporarla en tu botiquín de emergencia existen varias alternativas, que van desde la hierba seca para infusión, pasando por los extractos hidroalcohólicos conocidos como tinturas madres, hasta la presentación en cremas y comprimidos. En algunos países asiáticos es posible disfrutar de la hierba fresca, inclusive del consumo en ensaladas o batidos.


Como siempre te digo, me maravillo cada semana con cada hierba sobre la que escribo y comparto información, y doy gracias a nuestra madre naturaleza que con tanta generosidad nos brinda todo su esplendor!!


Si te gusta lo que comparto o tenés sugerencias o comentarios, contáctame a jtasca2003@yahoo.com.ar


Julia Tasca

PhD. Ing. Química

Profesora UNCPBA


Herborista

MIMATE. Hierbas Medicinales

https://www.facebook.com/Mimate-211415329591361


Contacto: jtasca2003@yahoo.com.ar


34 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

También Puedes

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS