También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

Autoayuda para el dolor articular

Actualizado: 13 de jul de 2020

#2 de la serie: “Comer para Sanar.”


La artrosis es una patología reumática articular degenerativa muy común mundialmente que afecta principalmente a las articulaciones de las rodillas, caderas, columna vertebral, manos o dedos de los pies en las personas y a menudo varias articulaciones al mismo tiempo. Las articulaciones afectadas a veces duelen mas y a veces menos, pudiéndose controlar con medicamentos, pero hasta ahora no revertir.


Las superficies articulares están cubiertas por un cartílago elástico, similar a un amortiguador, que protege el periostio (la membrana que recubre los huesos) sensible al dolor y asegura que la articulación pueda funcionar sin problemas. El cartílago articular es resistente, debido a su estructura: el tejido cartilaginoso es una masa elástica compuesta por agua, azúcares, proteínas y varias capas de colágeno estrechamente entrelazadas. Los condrocitos, células cartilaginosas, se encuentran en las cavidades del tejido. La tarea de estas células es reemplazar las fibras y proteínas viejas en el tejido cartilaginoso por otras nuevas. El cartílago es nutrido por el líquido sinovial, que se encuentra rellenando la cavidad de la articulación. Movimientos articulares aseguran que se distribuyan uniformemente los nutrientes en la articulación, penetrando bien en el cartílago, de allí la importancia que tiene el movimiento y el ejercicio físico moderado, estirando las articulaciones, porque como comprenderás contribuye al mantenimiento del cartílago.


Los golpes o impactos frecuentes pueden provocar pequeñas rupturas en el cartílago y en el ligamento circundante, liberando una enzima endógena (la proteína sindecano 4) que destruye el cartílago cortando las fibras del colágeno, desgastándolo e inflamándose, pudiendo esto contribuir a la artrosis. Otro factor desencadenante puede ser el hereditario o el soportar corporalmente por largo tiempo una sobrecarga, como el sobrepeso, considerado un factor de riesgo importante ya que cada kilo adicional pone una carga en las articulaciones. Al caminar las rodillas deben absorber 2,5 veces del peso corporal y las articulaciones de los pies 5 veces el mismo.


La clave que te expongo en este artículo, como medida general para mejorar la artrosis se basa en dos pilares: bajar la inflamación en el cuerpo mediante los nutrientes que se ingiere y el alivio de las articulaciones mediante la reducción de kilos innecesarios. Ambas vías relacionadas a la alimentación como verás.


Ten en cuenta que hay alimentos que al ingerirlos promueven la inflamación corporal, que pueden tener un impacto negativo en el organismo si se consumen en exceso, como: las harinas blancas, el azúcar, alcohol, carnes, embutidos, alimentos fabricados con grasas saturadas. Velos como bombas pro-inflamacion, que acidifican al cuerpo físico comenzando procesos inflamatorios insidiosos como el reumatismo, en este caso el estado anterior a la artrosis.


Una dieta saludable, además, evita la acumulación de células grasas corporales, células que, de centrarse en la zona abdominal, producen constantemente sustancias promotoras de inflamación (adipsina) que desarrollan sus efectos ¿dónde? en las articulaciones.


Recomiendo si padeces dolor articular:

Ingerir menos carne, pasar a una dienta mas vegana dentro de lo posible integrando vegetales por doquier, haz la prueba tan solo unas semanas para comprobarlo.


La carne contiene ácidos grasos (llamados araquidónicos) que el cuerpo físico utiliza para producir mensajeros inflamatorios (leucotrienos y prostaglandinas) que provocan inflamaciones en el organismo, como en las articulaciones. Al integrar más alimentos alcalinos a tu dieta diaria, se evita la acidificación crónica permitiendo que el cuerpo físico equilibre sus valores. (por más información ver artículo que he escrito para este Blog el día 02.06.2020