También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Franco Cruz

Así habló Zaratustra: Strauss y Nietzsche VIII

¡Hola Amig@s! Bienvenid@s nuevamente a este espacio en donde compartimos reflexiones y conocimientos de alta vibración para tu crecimiento personal.


Continuando con la temática en relación al libro publicado por el filósofo Alemán Friedrich Nietzsche en 1885 con el título “Así habló Zaratustra. Un libro para todos y para nadie”, y el poema sinfónico compuesto por el músico y compositor Richard Strauss en el año 1896 titulado con el mismo nombre, es que hoy recorreremos el siguiente título: “Das Tanzlied (La canción del baile)”.


La canción del baile, corresponde a la sección segunda del libro de Nietzsche y al octavo movimiento en el poema sinfónico de Strauss. A continuación escucharemos una interpretación de la orquesta filarmónica de Berlín dirigida por Herbert von Karajan, donde esta sección inicia en el minuto 23:02 hasta el minuto 31:24.



El tema inicia con unos trinos en las flautas y el motivo del Superhombre que da apertura un hermoso solo de concertino. El movimiento sugiere un marcado ritmo de vals con una cualidad fresca, alegre y juvenil. Más adelante, esta sección es desarrollada por toda la orquesta con predominio en el solo de concertino que va generando expresivos diálogos con los demás instrumentos. El tema se va desarrollando hasta llegar a un climax que dará lugar al próximo movimiento.


En el relato de Nietzsche, Zaratustra se encuentra con unas muchachas danzando en el bosque. Un poco intimadas por tan fuerte presencia, las bailarinas deciden dejar de bailar y en ese mismo momento Zaratustra les pide que por favor continuasen con sus movimientos. Contagiado de un Entusiasmo avasallador, Zaratustra entona una canción junto a las danzantes.


Así cantó Zaratustra:

“En tus ojos he mirado hace un momento, ¡oh vida! Y en lo insondable me pareció hundirme.


Pero tú me sacaste fuera con un anzuelo de oro; burlonamente te reíste cuando te llamé insondable.


«Ése es el lenguaje de todos los peces, dijiste; lo que ellos no pueden sondar, es insondable.

Pero yo soy tan sólo mudable, y salvaje, y una mujer en todo, y no virtuosa: Aunque para vosotros los varones me llame ‘la profunda’, o ‘la fiel’, ‘la eterna’, ‘la llena de misterio’.


Vosotros los varones, sin embargo, me otorgáis siempre como regalo vuestras propias virtudes - ¡ay, vosotros virtuosos!»


Así reía la increíble; mas yo nunca la creo, ni a ella ni a su risa, cuando habla mal de sí misma.


Y cuando hablé a solas con mi sabiduría salvaje, me dijo encolerizada: «Tú quieres, tú deseas, tú amas, ¡sólo por eso alabas tú la vida!»


A punto estuve de contestarle mal y de decirle la verdad a la encolerizada; y no se puede contestar peor que «diciendo la verdad» a nuestra propia sabiduría.


Así están, en efecto, las cosas entre nosotros tres. A fondo yo no amo más que a la vida - ¡y, en verdad, sobre todo cuando la odio!


Y el que yo sea bueno con la sabiduría, y a menudo demasiado bueno: ¡esto se debe a que ella me recuerda totalmente a la vida!


Tiene los ojos de ella, su risa, e incluso su áurea caña de pescar: ¿qué puedo yo hacer si las dos se asemejan tanto?


Y una vez, cuando la vida me preguntó: ¿Quién es, pues, ésa, la sabiduría? - yo me apresuré a responder: «¡Ah sí!, ¡la sabiduría!


Tenemos sed de ella y no nos saciamos, la miramos a través de velos, la intentamos apresar con redes.


¿Es hermosa? ¡Qué sé yo! Pero hasta las carpas más viejas continúan picando en su cebo.


Mudable y terca es; a menudo la he visto morderse los labios y peinarse a contrapelo. Acaso es malvada y falsa, y una mujer en todo; pero cabalmente cuando habla mal de sí es cuando más seduce.»


Cuando dije esto a la vida ella rió malignamente y cerró los ojos. «¿De quién estás hablando?, dijo, ¿sin duda de mí?


Y aunque tuvieras razón, - ¡decirme eso así a la cara! Pero ahora habla también de tu sabiduría.»


¡Ay, y entonces volviste a abrir tus ojos, oh vida amada! Y en lo insondable me pareció hundirme allí de nuevo. “


¡Ojalá te haya sumado este artículo y nos vemos la próxima semana!


Franco Cruz


Docente de Educación Musical

Clases de Guitarra Online

Motivación Personal

Investigación y Aplicación de Enseñanzas Herméticas

Contacto: francocruz.clasesdeguitarra@gmail.com

Whatsapp:+5492214883109

Instagram: @francocruz.clasesdeguitarra

Facebook: Franco Cruz: Clases de Guitarra


23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo