También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Franco Cruz

Así habló Zaratustra: Strauss y Nietzsche V

¡Hola Amig@s! Bienvenid@s nuevamente a este espacio en donde compartimos reflexiones y conocimientos de alta vibración para tu crecimiento personal.


Continuando con la temática en relación al libro publicado por el filósofo Alemán Friedrich Nietzsche en 1885 con el título “Así habló Zaratustra. Un libro para todos y para nadie”, y el poema sinfónico compuesto por el músico y compositor Richard Strauss en el año 1896 titulada con el mismo nombre, es que hoy recorreremos el siguiente título: “Das Grablied (La canción de los sepulcros)”


La canción de los sepulcros, corresponde a la sección segunda del libro de Nietzsche y al quinto movimiento en el poema sinfónico de Strauss. A continuación escucharemos una interpretación de la orquesta filarmónica de Berlín dirigida por Herbert von Karajan, donde esta sección inicia en el minuto 10:05 hasta el minuto 12:54.


Aquí cambia notoriamente el ambiente musical a comparación del movimiento anterior. El oboe y el corno ingles hacen la introducción para el solo de concertino que desarrolla una melodía en registro agudo a la cual luego se le suman los violines. El movimiento concluye con un pequeño solo de clarinete y violonchelo.


En el libro, podemos encontrar cómo Zaratustra rememora su juventud como un objeto muerto de dolor e incertidumbre (sentimiento que Strauss intenta transmitir con el solo de concertino o violín). Es por eso que en la sección musical, el ambiente es sombrío y desesperanzado.

Dice Zaratustra


“Allí está la isla de los sepulcros, la silenciosa; allí están también los sepulcros de mi juventud. A ella quiero llevar una corona siempre verde de vida».


¡Oh vosotras, visiones y apariciones de mi juventud! ¡Oh vosotras, miradas todas del amor, vosotros instantes divinos! ¡Qué aprisa habéis muerto para mí! Me acuerdo de vosotros hoy como de mis muertos.


De vosotros, muertos queridísimos, llega hasta mí un dulce aroma que desata el corazón y las lágrimas. En verdad, ese aroma conmueve y alivia el corazón al navegante solitario.


Aún continúo siendo el más rico y el más digno de envidia - ¡yo el más solitario! Pues yo os tuve a vosotros, y vosotros me tuvisteis a mí: decid, La quién le cayeron del árbol, como a mí, tales manzanas de rosa.


Algo peor me habéis hecho que todos los homicidios; algo irrecuperable me habéis quitado: - ¡así os hablo a vosotros, enemigos míos! ¡Pues habéis asesinado las visiones y los amadísimos prodigios de mi juventud!


¡Me habéis quitado mis compañeros de juego, los espíritus bienaventurados! En recuerdo suyo deposito esta corona y esta maldición”.


¡Ojalá te haya sumado este artículo y nos vemos la próxima semana!


Franco Cruz


Docente de Educación Musical

Clases de Guitarra Online

Motivación Personal

Investigación y Aplicación de Enseñanzas Herméticas

Contacto: francocruz.clasesdeguitarra@gmail.com

Whatsapp:+5492214883109

Instagram: @francocruz.clasesdeguitarra

Facebook: Franco Cruz: Clases de Guitarra


67 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo