También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Julia Elena Tasca

TODO LO QUE NO SABÍAS SOBRE EL BOLDO

Te doy la bienvenida como cada semana a este espacio dedicado al mágico mundo de las hierbas y sus beneficios para nuestro bienestar.


Hoy quiero que conozcas una planta originaria de éstas regiones del planeta donde yo vivo, América del Sur; más precisamente en Argentina. Estoy hablando del Boldo, cuyo nombre científico es Poemus Boldus.


El Boldo es un árbol endémico de Chile, especialmente de la zona central, pero se encuentra también en Perú y Argentina, y actualmente se ha extendido en la región mediterránea y norte de África. Prefiere los suelos húmedos y los sectores soleados. Es un árbol de tamaño medio, que puede superar los 15 metros de altura, aunque su crecimiento es lento. De follaje perenne con hojas gruesas, opuestas, de color verde oscuro, de forma ovoide. Florece en forma de pequeños racimos de color blanco o crema, entre los meses de agosto y septiembre. Su fruto es pequeño y aromático de color verde o amarillo, muy dulce cuando está maduro.


Es una planta ampliamente utilizada en la medicina popular chilena desde tiempos precolombinos, y los mapuches y araucanos la han utilizado para tratar una gran diversidad de dolencias o enfermedades. En la actualidad, el Boldo es una de las plantas medicinales más empleadas en el mundo en la formulación de recetas herbolarias para tratar enfermedades del hígado y la vesícula biliar.


El boldo contiene cerca de 20 alcaloides, entre los cuales destaca la boldina, como el constituyente principal. La boldina estimula el funcionamiento de la vesícula biliar, siendo capaz de cambiar la composición química de la bilis, produciendo la fluidificación y depuración, y previniendo la formación de cálculos biliares o piedras en la vesícula. Para potenciar el tratamiento depurativo del hígado se aconseja siempre acompañar con una dieta detox rica en vegetales con acción depurativa, recordando que el sabor amargo es una de las principales características de los alimentos con acción hepatoprotectora.


Las propiedades farmacológicas y las muchas indicaciones del Boldo deberían merecer más atención por parte de la comunidad científica ya que está claramente probada su acción hepatoprotectora, aperitiva, digestiva, colerética y colagoga (expulsión de bilis y purgante intestinal), antiinflamatoria, funguicida y diurética. Además, en dosis elevadas es psicoactivo, hipnótico, sedante y anestésico.


Por todo ello, podríamos decir que el boldo está especialmente indicado para tratar estreñimiento, colelitiasis, hepatitis, disquinesia hepatobiliar, dispepsias, meteorismo, hinchazón de vientre, dolores intestinales, cistitis e incluso migrañas relacionadas con disfunciones biliares.


El boldo también constituye un buen remedio para personas con problemas de boca seca, falta de apetito y anorexia, ya que estimula la secreción de saliva y estimula el apetito. Las infusiones o las hojas masticadas se utilizan también como remedio contra el mal aliento.


Esta hierba medicinal también puede ser utilizada para combatir el insmonio, ya que varios de los aceites esenciales de la planta tienen efectos sedantes y calmantes. Sin embargo, en dosis muy altas y por períodos prolongados, estos componentes pueden tener efectos narcóticos, hipnóticos y convulsivantes. Para infusión utilizar no más de 3 gramos de hoja seca por cada 100 ml de agua.


En estas proporciones se puede consumir de manera segura. De todos modos no se aconseja el uso ininterrumpido de ésta hierba. Se recomienda no consumir por más de 4 semanas continuadas.


La medicina tradicional popular de Chile ha utilizado esta planta como remedio contra la gonorrea y la malaria. Y algunas investigaciones han demostrado su efectividad contra la Candida albicans, Escherichia Coli, Pseudomonas aerugionsa y staphylococus aureus.


Otro de los aceites esenciales presente en el Boldo es el eucalipto, lo que le aporta también propiedades expectorantes y contra el catarro, siendo útil en infecciones de vías respiratorias y congestión de pecho. En éstos casos puede ser empleada en forma de cataplasma o de jarabe de boldo.


Aunque la forma más habitual de uso es mediante infusión o tintura madre (macerado de hojas en alcohol de cereal o etílico), también se pueden preparar cataplasmas (hojas cocidas envueltas en un paño), baños (cocción de hojas añadidas al agua del baño), vino (macerando hojas machacadas en alcohol de uva y vino blanco) o jugo (torsión de hojas frescas).


A pesar de sus magníficas propiedades debemos tener presente que está contraindicado si se padece obstrucción de las vías biliares (ictericia) y durante el embarazo y la lactancia. Además, al ser el boldo una planta "fuerte" y con algún efecto psicoactivo, no deberíamos abusar de ella ni sobrepasar las dosis recomendadas. Para estar seguros de qué tomamos y cómo, es siempre aconsejable acudir a los profesionales de la salud.


Ahora sí, nos vemos la próxima semana, con una nueva hierba medicinal por descubrir.


Si te gusta lo que comparto o tenés sugerencias o comentarios, contáctame a jtasca2003@yahoo.com.ar


Julia Tasca

PhD. Ing. Química

Profesora UNCPBA


Herborista

MIMATE. Hierbas Medicinales

https://www.facebook.com/Mimate-211415329591361


Contacto: jtasca2003@yahoo.com.ar


También Puedes

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS